domingo, 18 de enero de 2009

a comer!!!

Aunque lo habitual es que comamos en el barco (tengo que empezar una sección de recetas de a bordo!!!) nos gusta salir a pasear y tomar algo por ahí.

Túnez está lleno de bares pequeños y acogedores en los que apetece sentarse a tomar un té, en este tipo de bar es fácil encontrar tanto a hombres como a mujeres, en su mayoría jóvenes. Hay otro tipo de bar, más frío en su decoración, en el que únicamente hay hombres, charlando, fumando la pipa de agua, jugando a las cartas o viendo la tele; de estos hay muchos y siempre están llenos. Lo que resulta más sorprendente es que en lugar de estar alrededor de una mesa todos están sentados mirando en la misma dirección: hacia la calle.
Nosotros optamos por los primeros, especialmente porque yo me siento más cómoda.




Los precios son muy variables en función de la zona en la que te muevas y no hay que perder de vista que estamos en enero y que tal vez llegada la temporada alta todo cambie pero ahora encontramos sitios tan económicos que a veces nos planteamos si realmente no saldría más barato comer fuera que hacer la compra y cocinar.

Tanto en Tabarka como en Monastir es posible tomar un té de menta por 0,5 dinnares (0,27€) un café por unos céntimos más (aunque no es muy bueno y aun no hemos descubierto cómo pedir un café largo... sabemos que hay café alongé, café au lait, café capuccino, café directe, pero ninguno es mayor que uno de los vasos de un cortado, nada que ver con un café americano de esos largos y aguaditos -aguachirris para los amigos- que le gustan a Johan) y una Coca Cola por entre 0,7 y 1 dinnar (0,38 y 0,55 €). Sin embargo si vas a lugares más “turísticos” los precios se pueden multiplicar por dos, por tres, por cuatro, etc. En Sousse nos han pedido 2 dinnares por un té, 4 veces más de lo que pagamos cada tarde en la tetería en la acostumbramos a pasar un rato con un buen libro, bueno, y con un crepe de chocolate que está para chuparse los dedos!!

La repostería es impresionante. Además de la famosa repostería árabe a base de almendra y miel –que aquí no es la más habitual-, hay una amplia variedad de bizcochos, hojaldres, tartas (afortunadamente no llevamos una báscula a bordo) y es una tentación que te persigue a todas horas... el precio medio de una ración de pastel es de unos 0,8 dinnares (0,44€)

Comer en un restaurante puede hacerse por unos 12 dinnares por persona (6,6€) si uno se conforma con un buen plato y una bebida no alcohólica (desde luego siempre es posible comer mucho más caro), aunque la opción que más nos gusta es la de un shawarma en la calle, que puede salir por unos 2 dinnares (1,1€)




Eso sí, a veces el problema es que no tienes del todo claro lo que puedes comprar






y otras veces no tienes nada claro lo que te quieren vender!!!!!!!!!


4 comentarios:

Nautijorge dijo...

شهية جيّدة
(Buen apetito)... je,je.
Besos, patons, bicos, قبلات

santyfb dijo...

Hola:

mmm me dio hambre jaja...

interesante blog...
yo tambien tengo uno sobre yahting, te paso la direccion:
http://santyyelblogdelavela.blogspot.com/

Un saludo!

josé hermano dijo...

hola!!!
Súper interesante todo lo que cuentas. Yo con esos precios no paraba de comer y de beber en todo el día. Oye, me tienes que explicar que es eso del café directe y si existe el café diferido. Un beso

Anónimo dijo...

Silvia, sigo con cariño e interés vuestras travesias, paseos, amarres en puertos, compras....me está encantando cómo explicas vuestros dias y sensaciones.
Un abrazo