jueves, 22 de enero de 2015

Travesía Galápagos-Pascua (versión larga e ilustrada)

Salimos de San Cristobal casi con nocturnidad cuando rompía el alba. El viento -más al sur de lo que esperábamos- nos permitió “cortar la curva” que habíamos dibujado en nuestra ruta para salir del archipiélagos de las Galápagos; teníamos buen viento (unos 15/18 nudos entrando en 50 grados de babor), hacíamos mejor rumbo del esperado... lo entendimos como el presagio de una buena travesía y no nos equivocamos.



En el cuaderno de bitácora leo que un nubarrón puso el viento loco por un rato, que llovió algo y que había refrescado con relación a Panamá, pero lo que más se repite en las anotaciones es “todo tranquilo”.

El viento los primeros días fue variable pero no hubo que poner el motor para nada, incluso probamos la trinqueta (es con garruchas y no la teníamos en cubierta) y dejamos la maniobra preparada para poder abrirla fácil si el viento subía mucho.



A lo que uno no se acaba de acostumbrar es a las guardias nocturnas (bueno, yo no) y si en tres o cuatro días el cuerpo se medio habitúa al ritmo, una noche de sueño sin interrupciones es suficiente para que lo pierda.
Las tres noches de Galápagos me pusieron de nuevo en la casilla de salida. No recuerdo demasiados momentos concretos de la travesía pero sí el mal humor de esos primeros días (solo superado en cuanto a mala onda por el de los últimos días) cuando Johan me llamaba. Recuerdo haberle dicho que aunque habíamos hablado de la posibilidad de seguir ruta hacia Suráfrica cuando llegáramos a Pto Williams, haberle dicho que lo sentía, pero que yo no quería hacer más travesías largas después de llegar a Chile; solo quería costear, nada de Sudáfricas, ni de Japones o Alaskas, nada de Polinesias...



La tarde siguiente, mientras yo preparaba un té, Johan me dijo que había delfines. Siempre son lindos de ver, siempre te da un subidón, así que subí a saludarlos. La sorpresa, la mayor de las sorpresas, es que no eran un par de delfines sino decenas y decenas de ellos; miraras dónde miraras había delfines en grupos de tres, cuatro, seis, saltando, haciendo cabriolas. Sacamos las dos cámaras de fotos, andábamos como locos de un lado a otro. Por la luz nos iba mejor fotografiar a babor y al rato nos dimos cuenta que la mayoría de los delfines se habían situado en ese lado del Alea. Les gusta la compañía, la atención, el juego, todos querían su foto y parecía que posaran para nosotros.



Johan, con un abrazo y una sonrisa, me hizo notar que a mis quejas sobre las navegaciones largas, el océano me respondía con sus mejores embajadores. En ese momento prometí que no iba a conseguir disfrutar de las guardias nocturnas pero que sería capaz de hacer cualquier navegación que decidiéramos entre los dos porque a los malos ratos se suman momentos impagables... y la balanza -vistas las cosas desde la calma que da la perspectiva- siempre es a favor del mar.


En una anotación del 18 de noviembre escribo “gracias a Neptuno por la travesía más tranquila de nuestra vida. Qué bonito es navegar cuando se navega bonito”, sólo cuatro horas más tarde anotamos que hemos pescado un mahi-mahi de más de 10 kilos que nos daría de comer por toda una semana (y un par de botes de conserva). En verdad a veces no sé de qué me quejo (bueno, si, de mal dormir).

Después de andar rizando velas, con vientos por encima de los 20 nudos, la cosa fue cambiando; con el paso de los días el viento fue girando a popa como para recordarme que no debía haberme quejado de tanto ceñir porque estoy cansada de decir que prefiero la ceñida que la empopada... y de desempolvamos el tangón, recordamos la maniobra, empezamos a movernos como una coctelera y de nuevo parecía que estábamos cruzando el Atlántico.


En este tramo de travesía mi mayor ocupación fue llegar a entenderme con el nuevo piloto automático. Hay anotaciones en las que digo “me rindo, pongo el piloto electrónico y que Johan lo arregle”, pero días después hay otra que dice “sigo peleando con Fleming” seguida de una anotación de la guardia de Johan que díce “lo has conseguido, me lo has dejado bien trimado” (tenemos estas cosas de hablarnos a través del cuaderno de bitácora). Al final gané la batalla y aunque sigo estando un par de niveles por debajo de Johan en el manejo del instrumento, diremos que ya puedo navegar con él sin problemas y que se ha portado genial toda la travesía, especialmente después de Galápagos con su nueva veleta. Ha llevado el barco a rumbo en todo momento (salvo cuando el viento era tan escaso que hacía que el barco fuera ingobernable) y se ha gando nuestra confianza. Un 10 para Fleming.



Y el viento que nos había acompañado durante días se fue viniendo a bajo. Probamos con el tangón y más tarde con el génnaker -pero como yo no quería la vela grande en mis guardias nocturnas- tocó poner el motor para adelantar.


La temperatura en las noches ya iba bajando y montamos la cama grande en el salón y sacamos el nórdico para abrigarnos ¡qué gusto después de tres años en los que hasta una fina sábana molestaba por el calor!

Los días previos a la llegada a Pascua fueron de lucha por sacar unas millas a vela alternando con largos ratos a motor (motor apoyando el génova, motor sólo con la mayor para estabilizar) y de nuevo viento suficiente para avanzar a buen ritmo con una vela a cada banda. Algún que otro rato de lluvia y por fin Pascua a la vista.


Pascua es una isla montañosa por lo que la vimos desde una buena distancia; primero ves una cumbre y dices “Pascua a la vista” y después ves otra cumbre y dices “no está mal el tamaño de Pascua” y después ves una buena montaña y dices “pues si que es grande Pascua” y poco a poco la ladera se define, el verde del pasto y el ocrre de la tierra, la escasez de árboles, las olas rompiendo con la costa.

Recién llegados a territorio de la isla recibimos la llamada de Pascua Radio: la armada chilena tiene fama de ser una de las más activas en cuanto al seguimiento de los veleros que hay en sus aguas. No sabemos qué tan estrictos serán en un futuro pero desde luego en Pascua -tal vez porque éramos el único velero- nos han llamado como mínimo una vez cada día para ver cómo andábamos. Tal vez habrá quien se sienta controlado, pero la verdad es que yo me siento (o he decidido sentirme, que para el resultado es lo mismo) mimada y protegida. Son gente simpática!

Preguntaron qué intenciones teníamos y al decir que fondear en Hanga Roa -la capital- nos informaron de que el viento era fuerte y la ola fea pero que ok. Al aproximarnos vimos que el mar estaba muy agitado y pedimos permiso para fondear en Vinapu -uno de los cuatro fondeos de la isla- situado al sur.

Navegamos con las cartas de Navionics y tenemos el archivo del continente americano pero , oh! Sorpresa, Pascua debe considerarse una isla del Pacífico (que lo es) y no aparece en nuestras cartas (a pesar de ser parte del continente americano) bueno, salir sí que sale, pero con una forma de cajita de zapatos que ni coincide con el perfil de la isla ni está situado en el punto geográfico que corresponde, así que por primera vez hemos navegado guiados únicamente por el compás y la vista y con la carta de papel del Atlas de la armada chilena.


Con el visto bueno de la armada pusimos rumbo al fondeo, pasando por un pasillo entre la isla y unos islotes bellísimos ¡guau! Qué bonito esto de Pascua. Llegamos al fondeadero y seguimos las buenas indicaciones de las cartas de la armada. Indican un punto de 20 metros de calado -mucho- pero que es una gran mancha de arena -buen agarre- y allí nos quedamos sabiendo que a media noche el viento iba a girar e íbamos a estar fatal y posiblemente tocaría movernos hacia Hanga Roa de nuevo. Yo sólo pedía que eso fuera más tarde que temprano para poder dormir del tirón... pero no!

Por el sonido del viento era fácil saber que la cosa se iba poniendo fea. Con vientos de 25 nudos y el ancla echada en más de 20 metros urgía moverse porque las olas eran cada vez más altas en el fondeo y nos daba miedo romper el molinete. La ilusión de dormir 8 horas del tirón tendría que esperar un día más. A las 3 de la madrugada, noche oscura, ya estábamos navegando de nuevo. Menos mal que teníamos guardado el track en el plotter y que el radar funciona de maravilla, porque no se veía nada y sabíamos que teníamos un pasito un tanto angosto que pasar. Informamos a Pascua Radio de que nos movíamos -nos habían pedido avisar de cualquier movimiento- y nos dieron el visto bueno pero pidiendo que no llegáramos a Hanga Roa antes del alba ¡¿?! sólo son 8 millas y era pura noche... en fin, pusimos motor al mínimo y fuimos avanzando despacito con la esperanza de llegar cuando despuntara la luz del día. Llegamos al nuevo fondeo cuando el sol apenas apuntaba pero bien, vimos en el último momento una serie de boyas ¿serían para fondear? pero decidimos ir al ancla donde las cartas indican.


Estábamos a punto de largar cadena cuando nos llaman por la radio y nos dicen que ya podemos fondear porque estamos en un buen punto... nos estaban viento desde sus oficinas y coincidían con nosotros en la posición del fondeo, bien está lo que bien acaba.

Fondeados nos fuímos a echar una cabezadita con el aviso de que a las 11 venían las autoridades a hacer la entrada y demás papeleo.



Cuando para nosotros eras las 9,40h y aun andábamos dormitando volvió a sonar la radio (empezaba a hacerme menos gracia esto del monitoreo constante) para avisar que llegaban en menos de 20 minutos, agrrrr... resulta que teníamos el reloj una hora mal, así que casi nos pillan despeinados y sin el primer café de la mañana.

Llegaron a bordo 7 personas (entre aduanas, sanidad y demás) y empezaron a llenar papeles. Muy amables y serviciales nos dijeron que eramos el velero 38 que llegaba a la isla ese año y que era el año que habian recibido más veleros de su historia! El encargado de sanidad -sin bajar a rebuscar en las sentinas- me preguntó si teníamos productos frescos y se llevó mis dos cebollas, unos ajos y un par de patatas... nada con respecto a mis conservas!!! todo bien


La entrada en el país nos daba derecho a estar tres meses en él -renovables por tres meses sin necesidad de salir del país, coste del trámite 100 dólares por persona- y un año para el velero. Nosotros habríamos preferido que al salir de la isla los tiempos se pusieran en cero y volver a hacer la entrada en el país en Puerto Montt, porque haciendo el papeleo en Pascua todo el mes que pasaríamos navegando para llegar a Pto Montt restaría de esos tres meses que disponemos, pero no había otra opción. El barco puede estar todo un año en el país, renovable a un segundo año, pasado ese tiempo has de salir del país (y puedes volver sin problemas) o tienes que importar el velero. La gente de otros barcos nos cuenta que estando en el sur no hay problema porque ir de Puerto Williams a Ushuaia es algo habitual y ahí ya cambias de país, y que para los tres meses estando más al norte o en la zona central de los canales, lo normal es tomar un bus por tierra a territorio argentino que por los mismo 100 dólares o un poquito menos te resuelve la papeleta y te permite hacer un poquito de turimo; nosotros esperamos ir a Bariloche antes de partir para el sur!


Todos los trámites tienen un costo de 8 dólares. Eso sí, en Pascua no hay ningún fondeo seguro para todos los vientos por lo que te avisan que has de estar pendiente de la meteo (en cualquier caso ellos lo están por ti) y cabe la posibilidad de que tengas que cambiar de lugar cada día. A nosotros no nos ha pasado, después de la primera noche si hemos movido el velero ha sido para conocer pero no porque el viento nos obligara. Ha sido una semana muy tranquila.


Por otra parte te avisan de que está prohibido abandonar el barco sin tripulación en cualquier fondeo. Siempre tiene que quedar un tripulante a bordo. Nos contaron que el año anterior de los treinta y pocos veleros que llegaron a Pascua tres se fueron a las rocas; visto así la estadística es medio terrible y tienen razón en imponer limitaciones -claro que en el 2014 ningún barco se perdió- pero a nosotros nos cortaba mucho las alas ¡queríamos conocer algo de la isla-. Los agentes que estaban a mi lado me dijeron por lo bajito que esa era la ley y que su compañero estaba obligado a explicarla y a hacerla cumplir, pero que yo seguramente entendía que la ley era la ley y que la vida es la vida y que si bajábamos los dos a tierra pues que qué se le iba a hacer, que sí me pedían por favor por favor que actuáramos con sensatez y no dejáramos el barco sólo en una situación comprometida (fondeo dudoso, previsión de fuertes vientos) y con un guiño me dijeron que disfrutáramos de Pascua.



Al día siguiente movimos el fondeo hasta Anakena en el norte de la isla ¡QUÉ BONITO! Al salir de San Blas pensé que no volvería a ver un agua así hasta no sabía cuándo, pero ahí estaba el azul turquesa, envuelto en las laderas de una montaña, con un conjunto de rocas grandes rompiendo las olas, con una playa de arena blanca, con una fila de moais custodiando el lugar... Ya tenemos otro lugar para la lista de nuestros lugares inolvidables. Anakena nos robó el corazón.



El segundo día bajamos a la playa con la auxiliar. Teníamos el barco a la vista en todo momento y el viento estaba calmadito. Paseamos, vimos las famosas estátuas, tomamos una empanada chilena acompañada de una cervecita del lugar. A penas nos mojamos los pies en un agua de 19° que a los chilenos les parecía genial y a nosotros congelada... y volvimos a bordo.


Nos quedamos en Anakena tres noches más. Como no veíamos sencillo hacer las compras en Hanga Roa le preguntamos a las señoras que regentaban uno de los puestos de comida si había algún taxi que nos llevara a buen precio desde Anakena, amablemente se ofrecieron a hacernos la compra ellas mismas (no nos cobraron nada más allá de un cambio un poquito favorable para ellas del dólar al peso) y al día siguiente, sin movernos del lugar teníamos leche, huevos, lechuga.


Chile nos estaba gustando -mucho- antes de llegar a Chile propiamente dicho.

Antes de partir hacia Puerto Montt volvimos a Hanga Roa porque teníamos que hacer el zarpe. Como el día estaba tranquilo bajamos los dos y nos dedicamos a pasear por la ciudad y los alrededores. Hicimos las últimas compras (a penas unos huevos y algo de pan porque en la isla todo es c a r í s i m o) y Johan se dedicó a limpiar el casco.

¿os acordáis del bendito “algo parecido a un percebe no autóctono” que encontraron los buceadores de Galápagos, pues sí, ahí estaba. Probablemente es un “algo” que pillamos cruzando el Canal o en el lado pacífico de Panamá porque en dos años en San Blas no habíamos tenido nada ni remotamente parecido, y se había multiplicado increíblemente en el costado estribor del casco. Era bastante feo y a Johan le llevó unas horas enfundado en su neopreno dejar el barco a punto para partir de nuevo.



A las 11 de la mañana del día 7 de diciembre con una anotación en el cuaderno de bitácora que dice “salimos hacia Puerto Montt. Ilusionados. Sol y viento demasiado del sur” y la siguiente “con Pascua en la popa, rumbo sur, día precioso” iniciamos el último tramo de nuestra travesía por el Pacífico

continuará...


domingo, 18 de enero de 2015

Travesía Panamá-Galápagos (versión larga e ilustrada)

Llevamos en el Club Náutico Reloncaví más de 15 días. Hemos tenido tiempo de dormir, caminar, conocer, rehacernos y reponernos de la travesía y ya estamos aquí, con fuerzas renovadas y ganas de compartir experiencias.

Prometimos una versión más larga de cómo ha sido la travesía, con fotos, como hicimos con el cruce del Atlántico y... preparados, listos ¡ya!

Así fue nuestra travesia Panamá-Las Perlas-Galápagos-Isla de Pascua-Puerto Montt.

Después de mucha espera conseguimos cruzar el Canal de Panamá y fondeamos en la zona de Las Brisas de Amador ya con el skyline de la ciudad de Panamá como paisaje, chao a las palmeras y a la arena blanca de San Blas.

Con los líos del papeleo (hay que hacer un zarpe y salida del país) y las últimas compras de comida freca (visita al mercado, last minut en el super) levantamos ancla para ir a pasar unos días en Las Perlas.


El viento brillaba por su ausencia así que tocó hacer las alrededor de 35 millas a motor. Llegamos a la isla Contadora y fondeamos en Saboga, justo al frente; por primera vez en el viaje del Alea teníamos que controlar las mareas y calcular el fondeo teniendo en cuenta que podía variar tres o más metros entre un momento y otro del día.





El tiempo estuvo en su mayoría lluvioso y no vimos más veleros por allí.
Cambiamos fondeo y fuimos a la bahía de San Miguel en la Isla del Rey. Ahí el efecto de la marea era impresionante. Bajamos a tierra calculando que la marea estuviera baja para no quedarnos con la auxiliar barada por horas cuando quisiéramos regresar, pero hubo que andar un buen trecho por el fondo de barro para llegar al pueblo, afortunadamente unos pescadores se hicieron cargo de Aleita y la fueron acomodando a la subida del agua. El pueblito era simpático, nada turístico, sin internet y un bar que no parecía un bar, pero agradable de pasear.



























Al día siguiente fuimos a un fondeo precioso entre Isla del Rey e Isla Cañas, con una entrada estrechita pero un espacio interior amplio, bonito, para olvidarse de todo y descansar. Creo que Carmen habría alargado un poco la estancia en el archipiélago pero nosotros sabíamos que no era la mejor época del año para ir a Galápagos, que el hecho de que tuviéramos el fenómeno del Niño -suavito pero ahí- tampoco ayudaba ya que cabía esperar vientos más flojos de lo habitual y nosotros queríamos ir a vela aunque supusiera ir más lentos, o simplemente sería porque ya estábamos en modo “travesía”; la cuestión es que tras tres días en las Perlas, Johan se dedicó por la mañana a limpiar a fondo el casco -sabíamos en que Galápagos inspeccionan con buceadores- y partimos después de comer. 




Siendo tres las guardias iban a ser más cómodas. La previsión era velar dos horas y dormir cuatro, todo un lujo. Nos distribuimos los turnos sin dificultad y empezamos lo que sería nuestra rutina por los siguientes 10-15 días.

Al salir de las Perlas, lo que más impresiona es la cantidad de pescado que hay en el mar. Nos podíamos pasar largos ratos viendo como el mar hervía literalmente con peces saltando en cualquier lugar al que dirigieras la vista. La pesca fue desde luego efectiva pero no dio para mucho entretenimiento: Johan y Carmen soltaron una línea con tres pulpitos y antes de frenar el hilo ya habían pescado dos!!! Con eso y un atuncito días más tarde cubrimos todas nuestras necesidades de comer y aun nos dio para alguna conserva!




Los elementos que definieron esta travesía no fueron especialmente amables. Una corriente en contra constante, normalmente de un nudo, a veces un poco menos, a veces un poco más. El viento siempre de “casi proa” nos obligaba a hacer contínuos bordos y aun así no conseguíamos mantener un rumbo ni lejanamente directo a Galápagos. Teníamos que hacer sur hasta dejar atrás la isla de Malpelo y después hacia el oeste, pero parecía a ratos una misión imposible. La primera y segunda noche estábamos en plena ruta de los muchos mercantes que se dirigían o salían del Canal por lo que las guardias no eran muy relajadas (aunque de nuevo queremos decir que el AIS es una maravilla, que poder ver en el plotter qué mercantes hay, a qué distancia, rumbo, velocidad... da una tranquilidad enorme)... Tuvimos falta de viento, viento completamente en contra, a ratos viento que nos permitía ceñir pero cómodos. Llovió varios días, la vida dentro del barco no era especialmente cómoda con la escora constante. Tuvimos que sacar las lonas que permiten dormir sin irse al suelo. A ratos hasta ir al baño tenía su dificultad así que cocinar ni os cuento!


Una mañana, Johan y yo en cubierta, oímos un ruido seco y fuerte. No entendíamos nada porque todo parecía bien. Tras un rápido vistazo vimos que el cabo de la escota de génova se había partido en dos. Como la vela estaba completamente abierta no supuso ningún problema pero teníamos que ver cuál había sido la causa y reparalo con rapidez para poder recoger la vela si fuera necesario.





















Una de las poleas que utilizamos para reenviar el cabo al winche de la bañera estaba completamente deformada y el roce había acabado rompiendo el cabo. Johan controla casi a diario durante las travesías las poleas, los obenques, etc, pero con el cabo en su lugar el desperfecto era invisible.




Teníamos turnos de cocina (primero la comida fresca, no usar el horno para no abusar del gas), del limpieza (cuidando no usar demasiada agua), de guardia (fácil y cómodo entre los tres). Leíamos mucho y veíamos pasar las horas. Pero a ratos ver el track que íbamos dejando en la pantalla era desalentador. Ahora, desde la tranquilidad del amarre, leo el cuaderno de bitácora y dan ganas de llorar. Durante un par de días las anotaciones (cada tres cuatro horas) se suceden así: rumbo sur, llueve. La siguiente: rumbo oeste, ciñendo a rabiar; cuatro horas después: rumbo, sur. La siguiente: rumbo oeste...



Aunque sabíamos por experiencias compartidas, por lecturas y demás que hay que hacer sur antes que ir al oeste, un día navegamos más de cien millas para hacer un avance efectivo hacia las Galápagos de solo 20. Además una noche la luz de navegación de babor empezó a parpadear y se apagó. Al rato la siguió la de estribor ¡las habíamos cambiado por unas nuevas el día antes de cruzar el Canal!!!


Digamos que de alguna manera nos empezó a vencer el desánimo y nos planteamos seriamente cambiar los planes y dirigirnos al Ecuador continental. A favor de esta decisión estaba el hecho de que por fin podríamos navegar cómodos y con mejor angulo de viento, que sería más fácil conseguir repuestos y que yo he vivido en ese maravilloso país durante una temporada y me encantaba la idea de visitar a mis amigos. En contra, el hecho de que después nos esperaban diez días de navegación para llegar a Galápagos y con eso retrasábamos mucho los planes.



Mientras deshojábamos la margarita llegamos a unas 80 millas al sur de Malpelo y el viento y la corriente empezaron a ser menos malas y podíamos hacer un rumbo aceptable hacia Galápagos así que casi sin pensar volvimos al plan A.

La navegación siguió siendo algo incómoda por la ceñida obligada, el poco viento, la corriente en contra, la lluvia. El nuevo piloto de viento se portaba genial, pero estábamos "conociéndonos" y  tocaba ir ajustando con más asiduidad, además la veleta que hicimos con la chapa marina de Panamá era de una calidad pésima -cuando la hicimos pensamos que solo dudosa- y se empezaba a curvar; en cualquier caso saber que ya apuntábamos a la meta y que cada día restábamos millas con respecto al destino subió la moral de la tropa. Galápagos estaba cada vez más cerca.





Ya desde antes de salir teníamos claro que no queríamos estar en Galápagos los 15/20 días mínimos que se merecen las islas. El precio de esa estancia es de un mínimo de 1400 dólares y con ello a penas te permiten estar en un par de fondeos, no puedes utilizar tu propia auxiliar y si quieres conocer los mejores sitios te ves obligado a contratar excursiones. Nos parecía mucho dinero y además queríamos llegar a Chile a finales de año y quedarnos nos retrasaría. Yo acababa de visitar a mi familia en España. Decidimos que ese dinero y esos 15 días estaban mejor empleados disfrutando de los míos. Además nos dirigíamos a la Patagonia donde -salvo las tortugas gigantes- podríamos ver la misma fauna.

Así que el plan era llegar a San Cristobal y solicitar una parada por problemas técnicos. Es algo habitual aunque desafortunadamente nosotros no tuvimos que inventar los problemas. Johan había hecho una apaño temporal para las luces de navegación con un segundo juego nuevo que habíamos comprado en Panamá, así que cuando el agente y las autoridades se presentaron a bordo el problema técnico era evidente. Costaba 350 dólares una estancia para tres personas de 48 (que siendo generosos ampliaban a 60 si salíamos el tercer día al amanecer). El precio no nos daba derecho a visitar los parques (estábamos para resolver averías) ni para mover el fondeo. Nos parecía bien. Habíamos planteado Galápagos como una parada técnica que hiciera más llevadera la llegada a Pascua y un lugar de aprovisionamiento de comida fresca, agua y diesel y eso teníamos.

Antes de llegar, eso sí, pasamos el Ecuador por primera vez en nuestra navegación, celebramos con champán a las 7 de la mañana!!!






Vinieron a bordo 6 personas de distintos estamentos (aduanas, sanidad, etc) y nos exigieron el certificado de fumigación del barco en Galápagos -lo teníamos- y que entregáramos la comida fresca que llevábamos a bordo. Un técnico de salud nos inspeccionó las sentinas, baños y camarotes en busca de cucarachas o similar y al rato llegó una barcaza con cinco personas que iban a inspeccionar el casco.


Nosotros dedicamos el tiempo a: cambiar la escota del génova, reparar y reinstalar las luces de navegación, hacer agua y diesel, engrasar el timón, compramos chapa marina para hacer mejores veletas para el piloto de viento, las cortamos, las pintamos; se nos fueron los dos días sin apenas darnos cuenta.

Era absolutamente impresionante el número de leones de mar que había por todos lados: en el agua, subidos a cualquier barco o barcaza, en las calles, tumbados en los bancos de los paseos... Por la noche uno de tamaño medianito decidió dormir en nuestra popa. No le importó que pusiéramos defensas -las apartaba- y volvía a su sitio. Era divertido verlo ahí tan aposentado y feliz. No le pusimos más trabas después de la primera noche.


Johan fue a hacer alguna compra al pueblo y se encontró con alguien del equipo de buceo; a pesar de nuestra limpieza en las Perlas habían encontrado “una especie de percebe no autóctono” entre un zinc y el casco, nos pedían que abandonáramos el fondeo cuanto antes. Eran las 5 de la tarde... decidimos esperar a las 5 de la mañana y ahorrarnos una hora de guardia.



Habíamos tardado algo más de lo previsto en llegar hasta aquí y no teníamos ninguna garantía sobre el tiempo que nos costaría llegar a Pascua; eran unas 2000 millas lo que podía significar unos 17 días pero también unos 27. Carmen, ante la incertidumbre de los billetes y demás, decidió acabar su periplo en Galápagos y aprovechar para conocer algo de Ecuador. Así que cuando sonó el despertador la mañana siguiente y levantamos el ancla... éramos de nuevo sólo dos tripulantes con muchas millas en la proa!



continuará...

jueves, 1 de enero de 2015

Feliz 2015



Ya estamos felizmente amarrados en el club náutico Reloncaví en Puerto Montt, Chile. Aquí queremos quedarnos durante un mes, merecido decanso para nosotros y el velero, tiempo de reparar, limpiar, conocer la zona, la gente... 
Ayer celebramos la llegada del nuevo año con los tripulantes de otros 10 veleros, todos ellos han llegado aquí desde el sur y la mayoría quiere ir hacia Pascua, así que tenemos mucha información que intercambiar.
Prometemos muchas fotos y más información sobre nuestros planes prontito, pero hoy toca coger un libro y relajarnos. Mañana volvemos con más noticias. FELIZ AÑO.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Puerto Inglés - Puerto Calbuco

Puerto Inglés - Puerto Calbuco

Ayer Puerto Inglés -el primer fondeo al norte de Chiloé- nos recibió con niebla, lluvia y frío. Pero teníamos el ancla echada y podíamos dormir. Todo estaba bien. Esta mañana el sol brillaba, el paisaje enamoraba, el frío era menos.
A las 14h hemos levantado el ancla -aquí la marea manda- para pasar el canal de Chacao. La marea puede ser de entre 4 y 6 nudos. Ha sido impresionante. 5 nudos de corriente a favor más los 4 que hacíamos con la mayor, el barco iba tranquilo ¡a 9 nudos! La única dificultad ha sido pasar el punto más estrecho, lleno a rebentar de ferrys que van y vienen. Ha tocado poner motor para evitar colisiones ¡hemos llegado a marcar 12,2nudos! a partir de ahí todo tranquilo. Hemos visto: lobos de mar, delfines, pelícanos, gaviotas, gansos (o similar) y cien pájaros más de los que no sé el nombre. Hemos llegado hasta Calbuco. La bahía estaba llena de pesqueros, boyas... hemos amarrado en un muelle flotante. Nos han cobrado muncho pero el ansia de pisar tierra era demasiado. Ya hemos hablado con pescadores, comprado pan y tomates, tres merluzas que nos han despiezado con una maestría que ganas dan de quitarse el sombreo, hemos cenado en un restaurante chiquito. Mientras escribo la cubierta está llena de gente que se hace fotos a la rueda y charla con Johan. Tal vez haga un poco de frío pero ya no me queda duda, esto es GENIAL. Mañana esperamos llegar al pueto donde pasaremos un mes. Felices.

Hallo allemaal, gisteren kwamen we aan in Puerto Ingles, met regen en mist, vanmoregen zon en alles was beter, een prachtige baai, met vogels, zeeleeuwen, en duikers opzoek naar oesters. Om 1400 zijn we vertrokken, we moeten wachten op dat het vloed werd. We moesten door een kanaal waar veel stromeing staat en we moesten met de stroom mee, tot 6 knopen bewoog het water. Het werd even spannend, bij een plaats waar 5 ferries te gelijk overstaken, maar met een beetje moter, gingen we er goed doorheen, met snelheden to 12 knopen, normaal gaan we 5 of 6. Er is veel leven hier, heel veel soorten vogels, zee otters, zeeleeuwen, 2 soorten dolfijnen, een heel ander klimaat maar veel meer leven dan in de tropen.
We wilden vannacht ankeren in een baai, maar er waren zoveel vissersboetn, dat we uiteindelijk, aan de haven aangemeerd zijn, we konden de verleiding niet weerstaan, dat we uiteindelijk weer onze benen konden strekken, en hebben de prijs die ze vroegen betaald. Lekker gegeten in een restaurant, vers brood gekocht, en tomaten van de boer.
Toen we terug bij de boot kwamen, waren er mensen aanboord om foto`s te maken, er komen heel weing zeilboten hier, en even met hun gekletst. Nog even verse vis bij de vissers gekocht, 6 kg voor 1 euro 20, niet et duur. groetjes Johan

lunes, 29 de diciembre de 2014

Pascua-Puerto Montt día 21

Pascua-Puerto Montt día 21
Posición 41º48S 73º54W
Millas navegadas hoy 118, total 2410

ESTAMOS FONDEADOS EN CHILOÉ. No lo habíamos dudado, pero qué bonito es que el sueño sea ya una realidad. El último día ha sido duro, hemos tenido mucho viento -unos 25 mantenidos con rachas de 30-del norte (estadísticamente el 95% del tiempo es del sur) con corriente del sur que daba olas cortas y cruzadas, pero el Alea se ha portado como lo que es, un barco estupendo, y nos ha traído sin mayor novedad hasta el fondeo. Manaña seguimos camino a Pto Montt (tardaremos dos días para no hacer trayectos nocturnos) pero para nosotros la meta está conseguida. Estamos en Chile. Dos meses más tarde, 5500 millas más tarde. Una nueva etapa se incia para el Alea. No nos perdáis de vista. Hasta mañana.
Hallo allemaal, we zijn er sinds vanmiddag voor anker in Chile, op een hele mooie plek! De laatste dag was zwaar, veel wind en korte golven, maar daardoor gingen we wel snel, en eerder dan verwacht konden we het anker laten vallen. Morgen gaan we rond de midag door het toegangs kanaal naar Puerto Montt. Na het kanaal ankeren we weer opnieuw, en dinsdag doen we het laatste stuk tot aan de jachthaven. De eerste indruk is erg goed, veel vogels, veel groen, erg mooi! groetjes Johan

domingo, 28 de diciembre de 2014

Pascua-Puerto Montt día 20

Pascua-Puerto Montt día 20
Posición 41º43S 76º22W
Millas navegadas las últimas 24h 133, total 2292, nos separan del primer fondeo en Chiloé 128 millas

Sí, sí, sí. Si todo va bien mañana a estas horas estaremos con el ancla echada y prestos a dormir como los lirones. El día se nos ha dado bien después de una noche movida. El viento no es excesivo -unos 20 nudos- pero muy racheado y son las rachas -hasta 30- las que dan trabajo. Para esta noche la previsión es calcada (y eso que se suponía que teníamos que acabar a motor). El cansancio y las ganas de llegar van dejando mella pero estamos con los ánimos altos y con una sonrisa en la boca: habrán sido dos meses menos un par de días, más de 5000 millas... Eso sí, el fondeo en el que pararemos es sólo la entrada del canal, hasta Puerto Montt nos faltarán unas 80 millas que haremos en un par de días, sin navegar de noche, llegando a la marina con tiempo de celebrar fin de año. Lo de llegar al fondeo de día es más fácil que otras veces -hay unas 17 horas de luz- a ver cómo nos va, después toca estudiar bien las corrientes (en el canal pueden llegar a 8 nudos) y las mareas. Pero para nosotros, cuando soltemos el ancla, lo más importante estará hecho. Estaremos en Chile y los canales se dibujarán a nuestra proa. Hasta mañana.

Hallo allemaal, eindelijk maar toch, morgen middag verwachten we het anker in Chileense wateren te laten vallen. Nog een nachtje zeilen, en dan kunnen we een nacht slapen. Vanaf de ankerplaats moeten we nog 80 mijl door natuurlijke kanalen, met eb en vloed en veel stroming, daarom willen we alleen overdag varen, en doen daar 2 dagen over. Uiteindelijk lijkt het toch te lukken oudejaar in de haven te liggen waar we een maand willen blijven. Het is hier nu hoogzomer en we hebben 17 uur licht per dag, net als nederland in de zomer. Ok tot morgen en groetjes Johan

sábado, 27 de diciembre de 2014

Pascua-Puerto Montt día 19

Pascua-Puerto Montt día 19
Posición 40º08S 25º21W
Millas navegadas las últimas 24h 126, total 2159, nos separan del primer fondeo en Chiloé 250

Esto de la meteo más que una ciencia a mí cada vez me parece más un arte (del tipo arte adivinatorio). Cuando tengamos una buena conexión intentaré enviar las fotos de los partes que descargamos a diario, los pedimos para 6 días. En un mismo punto geográfico, a lo largo de 5 días nos han dado estas previsiones: 12 nudos, al día siguiente 6, después 15, después 4, hoy 20 con rachas de 30. Llevamos más de 24 horas con buen viento, buen ángulo, frío pero sin lluvia. Todo bien. En fin, lo bueno de la nueva previsión que ha borrado de un plumazo la calma que nos tenía ahorrando diesel, es que adelantamos mucho y de seguir así (en las 125 millas diarias) llegamos el domingo por la tarde, lo menos bueno es que el viento nos entra de través y las olas lo hacen incómodo... en fin, a navegar lo que llegue y ya pensando en lo que haremos al llegar, a saber: dormir, dormir, caminar, caminar, ir a un super, dormir y caminar, ver gente, encontrar un restaurante -dejar de amasar pan-, ver el viento desde el amarre sin preocupación. Ya veis, a bordo reina el espíritu pre-arribo. Todo bien. Hasta mañana.

Hallo allemaal, ze zeggen de laaatste loodjes wegen het zwaarst, en het lijkt een waar gezegde, alles gaat goed we varen lekker, maar we hebben zin in land. Dat we kunnen wandelen, naar de winkel, uit eten, mety meer mensen praten, kortom, het was een geweldige trip, en ervaring, maar het is wel genoeg geweest. De voorspelling was de laatste 2 dagen zonder wind, en nu plots voorspellen ze ruime wind. Dit houd wel in dat we eerder aankomen, de planning is nu zondagmiddag, in de eerste ankerplek, dan nog een lange dag naar Puerto Mont, maar daar kunnen we eerste en dagje slapen. Door al de drukte vergeet ik te vragen, hoe de kerstdagen zijn voorlopen, en de voorbereidingen voor oud en nieuw? groetjes Johan