martes, 28 de octubre de 2014

Canal de Panamá


Y después de tanto trabajo tocaba el premio: limpiar, recoger y empezar.

Dejamos atrás Portobelo, nuestra zona, lo conocido, y nos fuimos a Shelter Bay Marina, nuestra primera marina en más de dos años. Johan demostró que esto de gobernar un velero es como ir en bicicleta: no se olvida. Amarró a la primera y por fin disfrutamos de eso tan bonito que es -cuando no se tiene a menudo- salir por la regala y pisar tierra.

Desde la marina teníamos que aprovechar para iniciar los trámites del cruce, hacer la compra, llenar agua y diesel, comprobar esto y aquello. Un par de días para disfrutar además de las instalaciones si el tiempo nos dejaba.

También en Sheter Bay recibimos a Carmen que nos va a acompañar en la travesía hasta Isla de Pascua. 

Intentamos explicaros pasito a pasito como se hace esto de cruzar el Canal de Panamá o por lo menos cómo lo hemos conseguido nosotros.

Empezamos por enviar un formulario a través de internet con los datos del barco y solicitando hora para que el medidor viniera al barco para certificar nuestro tamaño (nosotros encontramos el formulario en un blog inglés pero supongo que el Canal te lo facilita)

Dos horas más tarde hay que llamar para confirmar que han recibido el documento y solicitar hora para el medidor. Aunque habíamos llamado por teléfono el día anterior y nos habían asegurado que trabajaban los 7 días de la semana, después de 10 llamadas sin obtener respuesta, alguien descolgó el teléfono para decirnos que para veleros sólo atendían de lunes a viernes... era sábado: dos días de fiesta que llegaron sin preguntar!

El lunes volvimos a llamar y nos dijeron que el medidor atendía en los flats (fondeo de espera frente al canal) y a las 10 de la mañana estábamos allá. Llamamos de nuevo y nos dijeron amablemente que no nos podían medir hasta el jueves ¡pardiez! no queríamos más días de fiesta, queríamos cruzar.



El fondeo en el flat es cómodo, esperar no tanto. Decidimos aprovechar el tiempo yendo a tierra para sacar dinero del cajero. Miráramos por dónde miráramos sólo podíamos ver mercantes, grúas, más grúas. Decidimos bajar con la auxiliar y buscar un buen punto de desembarco, recordábamos que los amigos del Piropo nos habían dicho que no era difícil... muchas grúas más tarde vimos una escalera que subía muro arriba y un lugar con gente trabajando. Desembarcamos y Carmen quedó a la espera. Hablando con los trabajadores nos dijeron que había un cajero justo a la salida y que mejor habláramos con seguridad que estaba en el mismo lugar. Allá que nos fuimos. Allá que llegamos y ... se desató el pánico: que quiénes éramos, que cómo habíamos llegado a aquel recinto privado, que qué buscábamos, que qué queríamos. Chequeo de pasaportes, llamada de teléfono. Decimos que hemos llegado en el barquito auxiliar y que allí alguien nos espera. ¡Pánico multiplicado por dos!, nos prohiben ir al cajero -lo podíamos tocar con los dedos- y nos llevan en coche escoltados de vuelta a la auxiliar donde nos encontramos a Carmen ¡escoltada por más policía! una lancha rápida con todas las luces y las sirenas había llegado alertada por la seguridad de tierra apenas hacía unos segundos. Menudo numerito habíamos montado y sin poder grabarlo para hacer un youtube
Nos remolcaron al Alea para asegurarse que no nos despistábamos por otros rincones y lo celebramos con un vinito. 




Aprovechamos para llamar a Tito que facilita las ruedas (como defensas), los cabos y cualquier cosa que puedas necesitar para el cruce. Nos confirmó que nos traía las ruedas (3 dólares por cada una; hay que pagar 1 dólar para que las retiren del otro lado del canal) y nos dijo que iba a "mover algunos hilos" que el medidor viniera antes.  Y los movió. El martes temprano el medidor confirmó que medidos 44 pies! Además dejó puesto por escrito que no podíamos pasar abarloados a la pared ni a un remolcador; únicamente en el centro del canal, solos o abarloados a otra embarcación (vela o motor). 

La gran cuestión era ¿cómo íbamos a bajar a tierra para pagar el paso del Canal? sin pago no te dan hora... Nada, ahí estaba Tito para sacarnos del apuro, por 40 dolarcitos viaje de ida y vuelta a Colón city. El hombre nos acompañó junto a la tripu de un catamarán a hacer todos los trámites. No es exactamente un agente (cobra lo que va sacando de taxis, botes, alquiler de ruedas, nada más) pero como conoce a todos te hace las cosas más cómodas.

Medido el barco hay que ir a pagar las tasas. Para un barco de menos de 15 metros son aproximadamente 1000 dólares (800 la tasa en sentido estricto, 200 entre seguros, tasas por esto y aquello) y 800 de fianza que se supone te devuelven a la semana de cruzar si no les has roto nada.

En internet, toda la información disponible habla de que es posible hacer el pago con tarjeta de crédito. NO, parece ser que la info es viejita (de unos dos años atrás) y ahora solo aceptan cash. Evidentemente tanto los del catamarán como nosotros caímos presas del pánico. Si no pagábamos porque necesitábamos varios días para conseguir el efectivo se iba atrasando la fecha de cruzar. Gracias a Tito -otra vez- conseguimos pagar todos y de nuevo a esperar que el programador te dé hora. Hay que llamar a partir de  las 6 de la tarde del día que se efectúa el pago y estar preparado porque el cruce puede ser en cualquier momento.

Llamamos a las 18h del martes con la esperanza de que nos cruzaran ese mismo día o al siguiente... pero nos dieron fecha para el sábado. Esta incertidumbre en cuanto a las fechas pone difícil conseguir la gente que has de llevar a bordo para trajinar con las líneas (hay que tener a bordo cuatro personas más el capitán). Con los sucesivos retrasos Cecile y Javier -nuestros queridos amigos del Mishto- ya no podían venir y conseguimos que Alex y Cris del Blue Wind se animaran. Como teníamos tres días por delante decidimos pasar dos fondeados y volver uno a la marina para volver al super (lo de comprar no se acaba nunca) y rellenar agua (la travesía va a ser larga) y despedirnos de los amigos. Quitamos la antena de BLU, cubrimos las placas solares para evitar que las bolas con las que lanzan los cabos las dañaran y listos; a punto para pasar.


Llegó el sábado, todo estaba a punto, salimos de Shelter Bay a las 14h porque nos dijeron que a las 17h embarcaba el piloto que nos iba a acompañar. A las 17h nos dijeron que a las 18h. A las 18h nos dijeron que alrededor de las 19h. A esa hora llegó el piloto y nos dijo que no nos movíamos hasta las 20h... agrrrr.

A las 20h una motora de 60 pies -nuestra compañera de tránsito- y nosotros levantábamos ancla y nos dirigíamos a la primera esclusa. El piloto mira la lista y nos dice que pasamos los dos barcos con un remolcador. No decimos nada, ni falta que hace. Cinco minutos más tarde el piloto nos comenta que NO podemos pasar con el remolcador y que así las cosas NO hay sitio para la motora y nosotros. Caras largas, caras de susto. Nos dice que esperemos. Llamada aquí, radio allá. Solucionado. A un muro se amarra el remolcador, al otro la motora y nosotros nos abarloamos a esta. Es un poquito irregular porque a nuestra popa a penas quedan unos metros (el mercante es grandote, pero es lo más pequeño del día, el único con el que supuestamente cabemos) cuando las compuertas y caso de ser necesario ni en broma podríamos pasar sin estar abarloados por falta de espacio. Pero pasamos.
Así las cosas nuestra tarea acaba al pasar los cabos a la motora; no tenemos que recoger cabos del canal ni trabajar con ellos, sólo relajarnos y disfrutar.

                           




A nuestras espaldas se cierran las esclusas que dejan atrás el océano Atlántico que ha sido nuestra casa durante tanto tiempo, un cosquilleo raro se nota en el estómago. No sólo se cierra una puerta: se cierra una etapa preciosa de nuestro viaje



La fuerza del agua al llenar la esclusa para hacernos subir es abrumadora, la motora no consigue mantenerse en su lugar y nos vamos acercando con la popa al remolcador, Johan da todo atrás y ayuda a mantenernos en nuestro sitio mientras el agua sube y sube






Como el mercante apenas cabe en las esclusas, la maniobra de cambiar de una a otra es lenta y la noche se hace larga, cenamos algo y vemos subir el agua, abrirse puertas y por fin la última se cierra a nuestra espalda. Chao Atlántico, pronto nos vemos de regreso




Ya estábamos en el lago Gatún, agua dulce bajo la quilla!. Apenas a diez minutos de la salida de este lado del canal nos amarramos a una boya. Ya había pasado la media noche. El piloto nos dejó con aviso que su compañero, el que nos acompañaría al Pacífico llegaría alrededor de las 06h de la mañana, aún nos quedó animo para celebrar con una cerveza y dormimos una noche cortita


A las 06h en punto una lancha pasó junto a nosotros dando grandes bocinazos, salí mal vestida a ver que pasaba y me gritaron que a las 06h llegaría el piloto
- pero ya son las 06h- les digo
-ah! pues entonces llegará más tarde
genial!!

A las 07'30h soltamos la boya y empezamos a navegar por el lago Gatún. El día estaba nublado pero el escenario es bonito -eso sí, salpicado de mercantes en espera- y manteníamos los 6 nudos que nos exigían pero pronto nos pidió el piloto que bajáramos a 4 porque no íbamos a poder entrar con el primer mercante como era el plan porque era demasiado grande, ni con el segundo -por la misma razón- así que por lentos que fuéramos tendríamos que esperar un buen rato en otra boya a las puertas de las nuevas exclusas.





El lago son unas 27 millas que hicimos lentamente, perseguidos por graaaaaaaaaaandes barcos


Aunque el piloto de la noche nos había dicho que pasaríamos en el centro abarloados a la motora y trabajando los cabos solo por una banda, pero finalmente se decidió que haríamos la maniobra de la misma forma que la noche  anterior así que íbamos a concluir el cruce más fácil de todos los cruces imaginables; sin tener que recibir ni un cabo, sin tener que maniobrar nada de nada, no habriamos necesitado ni una mano... en fin, que como me dice Johan una y otra vez no hay que preocuparse por las cosas antes de que lleguen; yo llevaba días desvelada por si no sabía manejarme con los cabos y no hubo cabos que manejar!

Esperamos bien acompañados que nos llegara el turno de entrar en las esclusas





Nos abarloamos de nuevo a la motora



Y entramos por fin en la esclusa esta vez por delante del mercante con quien compartíamos tránsito




En la última etapa el agua baja, es mucho más tranquilo y sencillo. Entramos a nivel de tierra y cuando acaba de vaciar el señor que pasa los cabos (en nuestro caso a la motora) se ve así de chiquito


                            

Y se abrió la primera puerta



Y se vació la segunda esclusa



Y se abrió la última puerta y el Pacifico nos recibió con un día nublado y lluvioso, pero amable y feliz




Navegamos por primera vez en un océano nuevo, todo un mundo que recorrer, el puente de las Américas nos dió la bienvenida y cansados -acabábamos a las 17h- buscamos refugio en el fondeo de Brisas de Amador desde donde escribimos este post




Ha sido emocionante
Ha sido... de libro





Después de hacer las últimas visitas al super y al mercado de abastos, mañana partimos para las Perlas donde pasaremos entre 5 y 7 días, esperamos poder compartir todavia unas fotos. Después ya sabéis: post de travesía, a diario compartiremos posición, estado de ánimo y anécdotas comprimidas. No dejéis de acompañarnos!



sábado, 25 de octubre de 2014

Preparados, listos, ¡YA!

Preparados, listos ¡ya!

Dejar San Blas atrás ha sido duro, preparar el velero para la siguiente travesía ha sido muy duro.

Son muchas millas por delante, nos dirigimos a un clima nuevo, nuevos retos, nuevas necesidades.

¿que qué hemos hecho?


La lista -dividida entre cosas imprescindible, cosas necesarias y cosas deseables- era tan larga que daba vértigo y para sorpresa nuestra no hacía más que crecer por muchas horas que dedicáramos -tachábamos una cosa y se nos ocurrían tres nuevas- pero, aunque ha estas alturas nos parece mentira, escribimos estas líneas desde el fondeo previo al paso del canal, mientras esperamos que nos vengan a medir el velero para darnos fecha para el “tránsito” como lo llaman aquí.

¿Hemos conseguido hacerlo todo?, la respuesta evidente es que no, pero ¡sorpresa! todo lo imprescindible está a punto de revista y nos podemos enfrentar al Pacífico con la sensación de trabajo bien hecho. Lo que nos depare el mar ya se verá pero lo abordamos con los nervios normales y la cabeza tranquila.

Voy a intentar resumir sin olvidarme de nada lo que hemos ido haciendo.

En realidad empezamos en Colombia el año pasado, pintando de nuevo la obra muerta y cambiando algunos elementos:

  • La salida del tubo de escape que el motor traía nos parecía un poco poco fuerte y la cambiamos por una de inox

  • Las roldanas de subir el ancla nos parecían un poco enclenques y las cambiamos por unas mayores
  • Cambiamos el buje y alineamos bien el eje
  • Cambiamos los candeleros y los guardamancebos

  • Cambiamos la cadena del fondeo (tenemos ahora 80 metros de 10mm)
  • Compramos 60 metros de cabo para "alargar" el fondeo si fuera necesario

  • Compramos un ancla para la popa (una Fortress 37) con su cabo y su cadena correspondiente

En estas últimas semanas -y ahora entenderéis que haga días que no encontramos un momento para actualizar el blog- hemos hecho estas tareas

  • Johan ha hecho un nuevo bímini

  • Hemos repasado las costuras del protector solar del génova y recosido y reforzado los puños de la vela

  • Hemos instalado una segunda calefacción que funciona con el sistema de agua del motor
  • Hemos instalado una luz en el palo para trabajos nocturnos
  • Hemos comprado cuatro cabos flotantes de 100 metros cada uno (para los amarres patagónicos) y hemos hecho los dos primeros soportes


  • Hemos pintado la cubierta con antideslizante de nuevo

  • Hemos cambiado el piloto de viento por un Fleming
  • Hemos comprado un nuevo EPIRB
  • Hemos pintado y barnizado buena parte de los interiores

  • En nuestra última semana en San Blas nos cayó un rayo apenas a 40 metros del velero y con suerte solamente nos destrozó el equipo de viento; después de mucho leer e investigar, Johan llegó a la conclusión que podía solucionarse cambiando solo un circuito electrónico. Cruzamos los dedos... y hubo suerte, ya tenemos el marcador de viento en funcionamiento

  • Hemos hecho conservas y más conservas para tener algo más que latas para comer en el camino (aunque esperamos que la pesca se nos dé bien y no sea necesario usarlas)

  • Hemos hecho una capota fija en la bañera para estar más protegidos en el frío sur. Este es el mayor de los cambios/mejoras. Siempre hemos tenido claro que no la queríamos mientras estuviéramos en climas cálidos porque aunque es cierto que ayuda con la lluvia nos parece que no hay nada como recibir la brisa en la bañera, pero también sabíamos que habíamos preparado el velero para viajar a climas fríos y que en ese caso sí era importante. Por lo tanto ha sido un tema recurrente y la famosa libreta de Johan está repleta de diseños; nos hemos pasado meses haciendo fotos de cuanta capota nos parecía bonita para comparar formas buscando pros y contras.                                                                                                  
    El resultado es -para nosotros- genial ya que después de tanto pensar y estudiar hemos dado con la forma que nos parece fluye con la línea del barco, nos deja seguir teniendo una visión “límpia” desde la rueda, no es muy grande pero tampoco minimalista.                                                         
    Ahora tenemos música en la bañera, la electrónica mejor protegida de la inclemencias del tiempo, una luz fija, un par de escotillas que nos permiten estar ventilados ahora que el calor todavía aprieta.                                    
    Ha sido un trabajo largo, laborioso, peleando sobre todo con las dificultades externas: la lluvia que a veces nos lo ponía dificil, y la búsqueda de los materiales que a veces nos lo ponía imposible. Hemos tenido que ir a la ciudad hasta 7 veces para conseguir una chapa de madera marina, hemos tenido que encargar que nos trajeran la cola de poliuretano desde España, hemos tenido que importar las escotillas de USA, ha sido casi imposible encontrar buenos tornillos de inox... Aquí teneis el proceso













Protegidos: nosotros, la electrónica y los nuevos altavoces

Dos escotillas Lewmar permiten ventilar y las otras tres ventanas fijas las hemos hecho de vidrio laminado del mismo color

Todavía podemos ver por encima de la capota

Para poner un poco más de presión, yo -Silvia- me he ido 15 días de vacaciones (soy una campeona!!) y he dejado a Johan solo en mitad del mayor de los caos...

De regreso hemos hecho una mega-super-compra, calculando tener algo para echarnos a la boca, aun si la suerte no nos acompaña con la pesca, para los próximos tres meses

Hemos tenido momentos de esos en que flaqueas y te planteas si no será mejor dejarlo para otro año, pero lo hemos conseguido, o eso esperamos.

Hemos pasado dos días en Shelter bay marina (el Alea no se lo podía creer ¡una marina!) y ahora ya estamos en el fondeo donde vienen a medirnos.

El proceso del cruce del canal es tema a parte, para la próxima, ya del otro lado.




jueves, 18 de septiembre de 2014

En el fondo del mar, matarilerilerile




Después de dos años contando anécdotas y aventuras de San Blas aún nos quedan muchas cosas en el tintero; vamos a intentar escribirlas en las próximas tres semanas porque después cerraremos -con mimo y cariño- este capítulo para abrir uno nuevo.

Hoy escribimos ya desde Puerto Lindo donde estamos trabajando... de lo Lindo

La lista se hace cada día más larga en lugar de más corta (es otra de las especialidades de la casa) y por cada tarea que tachamos nos nacen tres nuevas

Eso sí, la experiencia es un grado y si algo hemos aprendido en este tiempo es que hacemos planes para cambiarlos y que lo que no podamos hacer hoy tendrá que esperar hasta mañana!

Ahora la lista de tareas se ha transformado en la lista de prioridades y en ello estamos. Prometemos un brico-barco en los próximos días

Pero con el corazón todavía en San Blas y mientras ordenamos fotos, nos hemos dado cuenta de que no hemos compartido uno de los mayores atractivos de San Blas; su vida en el mar

Cuando llegas a Kuna Yala y te diriges al Congreso para pagar las tasas mensuales te hacen firmar un documento en el que explicitan qué actividades están prohibidas en su territorio. El buceo (el kite surf y últimamente hasta la pesca con arpón) aparecen en la lista ¿motivo? bueno, prohibir el buceo parece que en parte una forma de preservar su riqueza marina, parece ser que había gente que se ponía la botella y salía con más langostas de las que podía comer en un mes (los kunas tienen ahora el "monopolio" de la venta de marisco) y que había quien cogía el fusil y mataba montón de peces solo porque estaban ahí. En fin, que con razón o sin ellas quien legisla es quien legisla y buceo no pero snorkel sí y ¡ay señor! San Blas es uno de los lugares más bellos que nosotros hayamos visto para coger gafas y tubo y pasear y pasear sin prisa.

Nuestra cámara subacuática, regalo de la familia (gracias Ester, Baldo, Marta y Arán) perdió la estanqueidad hace rato, repararla era más caro que sustituirla y sustituirla era bastante caro, así que nos hicimos con un modelo baratito. Quiero con esto decir que la calidad de las fotos desmerece sin duda la belleza del fondo marino de San Blas, pero sirven para hacerse una idea y empezar a soñar con preparar la maleta y las aletas para venirse unos días.

Algunas de las fotos son de Willy, Julia, Susana y Michel... gracias a todos por compartirlas

Y ahora, sin más ahí van unas imágenes














 


























Sí nos falta por contaros cómo nos trató agosto... os adelanto que regular! Hemos tenido gente genial a bordo que nos ha hecho más llevadero el tiempo más regularcito que el mes anterior, hemos estrenado nuestro cine en casa, pero una tormenta eléctrica vino a visitarnos. O sea, que no os perdáis el próximo capítulo :-)