lunes, 24 de agosto de 2015

Pasando el Canal O'Brien

A pesar de lo bueno del fondeo, Johan estaba un tanto ansioso por seguir hacia el este para llegar a una zona menos ventosa que Brecknock; las opciones eran navegar con una meteo de unos 25/30 nudos (que viene a ser lo normal por aquí: o nada o mucho) o quedarnos mínimo una semana porque venía un frente feíto.
Tras nuestra segunda noche en Brecknok y recién desayunados Johan dijo ¿nos vamos? ¡y nos fuimos!



Necesitábamos llegar a un buen lugar y disponíamos de dos días para ello. Navegando sólo con la trinqueta, de nuevo entre nevadas, granizadas, solete, nubes, “nievizo”... queríamos llegar a caleta Macías y al día siguiente seguir hasta Puerto Engaño que parecía buen lugar.



Pero la navegación se nos estaba dando bien y si seguíamos un par de horitas podíamos alcanzar Playa Ancha y al día siguiente llegar a Caleta Emilita, ya pasado el canal O'Brien (según las guías una frontera natural tras la cual todo es un poquito mejor, ya en la entrada del famoso Brazo Noroeste).


Inflados a sopa de sobre y tés y más tés para calentar el cuerpo y el alma, a las 17h echábamos el ancla frente a la playa (Playa Ancha en isla Burnt 54º22'4S 071ª14'1W). Las guías ya informan de que es un fondeo de paso, sujeto a rachas, pero con fondo de arena. Sólo al ancla -que cogió fenomenal- pasamos la noche más movida de los últimos meses, durmiendo poco y mal oyendo como las rachas barrían nuestro fondeo.

A las 9h ya estábamos en ruta, trinqueta arriba, para navegar las 35 millas que nos faltaban para llegar a Caleta Emilita, en el extremo oriental de la isla O'Brien, un fondeo de esos “para todos los vientos”, según la guía de Imray con posibilidad de poner cuatro cabos.


El día, con menos nieve que los anteriores, no estuvo mal. En el paso O'Brien hay varios fondeos oficiales y otros tantos que a vista de prismático parecían bien (por si Emilita estaba lleno).


Aquí empieza una zona donde el control de la Armada se intensifica y cada pocas millas hay un puesto de radio. Antes de entrar en el O'Brien hay que informar a Alcamar (alcaldía de mar) Timbales de tu intención de paso y al llegar informar de la recalada.


Poco después de las 16 h. estábamos entrando en el fondeo (54ª53'0S 07ª22'9W), más amplio de lo que dibujan las guías, con líneas de pescadores en el mejor lugar. En lugar de poner popa a la playa como indican los libros, elegimos un rincón a la sombra de árboles muy grandes, con una pared que cae vertical y nos permitía estar a escasos a 5 metros de tierra (agua cristalina, estrellas de mar, mejillones, lapas, piedras de colores). Ancla y cuatro cabos (de popa y de través hacia atrás) y a charlar con los pescadores para que nos indicaran de donde entra el viento cuando sopla... porque sabíamos que va a soplar (previsión de rachas de 65 nudos... en Brecknock eran de más de 75). Nos dijeron que estábamos bien -nosotros con cuatro cabos, ellos cinco barcos a una sola línea, eso sí, en la esquinita más resguardada- pero que el viento muchas veces rachea desde la playa y nos iba a entrar un poco de costado.




 Movimos una de las líneas buscando mejor ángulo y afirmando en un árbol más gordo y decidimos que ya habíamos llegado a nuestro hogar de los próximos días porque la meteo nos daba una depresión seguida de otra mayor a la que sigue otra no más pequeña. Como nos dice Miguel en la radio cada tarde: estamos en el sur del mundo en pleno invierno... el tiempo es malo (mucho) pero ¿qué otra cosa cabía esperar?.

1 comentario:

Alberto Garfias dijo...

Enhorabuena!!!!

Ya están cada día mas cerca.

Suerte