jueves, 16 de abril de 2009

Tributo a Poseidón




Ya sabéis que los partes meteorológicos no eran muy alentadores para dejar Porto Palo en dirección a Siracusa, de modo que esa mañana soleada pero con un viento importante, me pareció ideal para "ventilar" todo lo ventilable y así abrí escotillas, portillos y demás, incluso me dio por sacar los colchones de sus fundas y ponerlas en cubierta para que se airearan!!!

Cogí la primera funda y la colgué en cubierta: 10 pinzas grandotas recién compradas y a otra cosa.

Que Johan lo mirara de reojo debió servirme como aviso. Que me hubiera dicho mil veces que el viento es más fuerte que lo que creo y que todo lo que pueda volar volará, también.

Seguí entregada a mi actividad de perfecta ama de casa -digo, ama de barco- y al cabo de no demasiado rato salí para algo a cubierta. LA FUNDA NO ESTABA, ni una pinza que diera fe de que había estado allí. Nada alrededor del velero -era una funda gruesa que no debió tardar ni un minuto en llegar al fondo- ni rastro!!!!

Me sentí bastante estúpida, algo deprimida -ahora me tocará hacer otra funda y coser no es mi actividad favorita- y con unas terribles ganas de llorar de impotencia.

Poco después Johan me dijo que nos íbamos, que todo parecía bien (dijera el canal 68 lo que dijera) y en menos de media hora estábamos recogiendo el ancla.

Fue una travesía sin mucho viento pero cómoda, con algo de sol, el regalo de mi primer delfín y sin mareos. Creo que por primera vez disfruté de verdad algunos ratitos.

Yo creo que fue el premio al regalo que le hice al mar.

Le he dicho a Johan que cuando vuelva a marearme -que querrá decir que el efecto de mi tributo ya se acabó- tiraré la otra funda.

Dice que no es buena idea, que no lo es en absoluto.

Pero ya que me pongo a coser una funda qué más da si coso dos...............




3 comentarios:

Blas dijo...

Ahí va!!. Valiente.
"Dos plátanos mejor que uno", decía el anuncio.
Otra experiencia más y, poco a poco, como si hubieras nacido el alta mar.
Besos.

Olga dijo...

pues dicen que no hay dos sin tres... ya sabes q el refranero español es bien sabio
ya queda menos

Nautijorge dijo...

Veo que navegáis por un mar de "peaje" ;-))
Estoy convencido de que algunas de nuestras acciones a bordo son después premiadas o castigadas por el mar.
No es una teoría muy científica, de ahí que no la suela compartir pero creo, Silvia, que me comprenderás.
Espero que Poseidón os trate bien.
:-))