viernes, 11 de enero de 2013

 
 
A veces, al atardecer, todo se tiñe de rojo y de repente el paisaje se vuelve absolutamente mágico
 
 


porque la magia se esconde en cualquier rincón