martes, 9 de octubre de 2012

Conservas de pescado

Empezamos -como siempre en las últimas semanas- con el parte medico de Johan: el resultado del TAC indica claramente que tiene una espalda con problemas (cosa que ya sabíamos) pero que no son operables; tenemos que aprender a convivir con ellos y hacernos con herramientas para luchar contra los sintomas que provocan.

Son varios los nombres científicos que aparecen en el informe (nódulos, megaapofisis, estenosis...), pero el resumen es que necesita ponerse en manos de un buen fisioterapeuta y trabajar la musculatura de la zona porque sus males no son operables... todo apunta a lo que nos quisieron transmitir de una forma amable es que ya tenemos una edad ¡pero no estamos acabados!!!

Así que con trabajo y sin tirar campanas al vuelo, el día menos pensado volvemos a ser los de siempre (cruzamos los dedos).

Y ahora que sabemos lo importante que es conservar la salud... os contamos como conservamos el pescado

Lo prometido es deuda y aquí tenéis una de conservas.

Empezamos el viaje hace casi cuatro años con un montón de tarros de vidrio con tapa metálica y la esperanza de llenar la despensa con nuestras capturas. Acabamos tirando todos los tarros porque no capturábamos nada.

Llegó el momento -ya en el Atlántico que el Mediterráneo está lamentablemente diezmado- en que el hecho de pescar dejó de ser una noticia para ser algo más o menos habitual; lo suficiente como para volver a comprar tarros.

Con los tarros y el aparejo nos faltaba la receta y ahí recurrimos a San Google. De entre los cientos de opciones nos quedamos con la más conservadora -muy adecuado para el tema que nos ocupa- que recomienda una cocción al baño maría (poner los botes en una olla con agua que los cubra dos tercios aproximadamente, os aconsejo usar trapos para separar los botes del fondo de la olla y evitar que choquen entre sí) en una olla expres -para que el agua alcance los 120º de temperatura- durante 90 minutos para evitar el botulismo o cualquier otra enfermedad. Amigos nos han comentado que es una exageración de tiempo, que con mucho menos es suficiente. Para las conservas de carne la cocción que hacemos es de 45 minutos pero para el pescado seguimos a pies juntillas la recomendación de los 90 minutos.

Ahí va la secuencia: del mar a la bodega

Lo primero es tener suerte y pescar un buen ejemplar; ya sabéis: Johan prefiere la dorada o el wahoo; yo el wahoo o el atún... pero no le hacemos feos a nada




Si la ruta no es muy larga esperamos a hacer las conservas tranquilamente en el fondeo; si no hemos hecho también "en ruta" pero es más incómodo!

Johan limpia el pez en cubierta, con agua de mar y me lo envía limpito a la cocina



Nuestra opción preferida es filetear la pieza en cuatro



Sacar la piel y dejar los filetes limpios.




En una sartén -muchas veces en la propia olla a presión- cocino el pescado. Con un poquito de agua y especias (unos dientes de ajo y un poquito de laurel son suficiente) o con mostaza (paso por la sartén con aceite el pescado y después lo hago cocer unos minutos con agua en la que he añadido mostaza) o simplemente pasados por aceite.

Con el pescado cocinado pasamos a meterlo en botes, bien compacto, evitando que queden burbujas de aire, con el líquido de su propia cocción distribuido entre los botes que rellenamos con aceite si es necesario.

Los botes los llemamos dejando alrededor de un centímetro hasta el borde.

Cerramos bien las tapas, los ponemos en la olla expres con agua... y a hervir al baño maría.

Un rato después está preparada la conserva. Dejamos enfriar y entonces las tapas se van abombando hacia abajo en el momento en que hacen el vacío. Etiquetamos con el tipo de pescado y la fecha... y a la despensa


Cuando regresemos aun podremos disfrutar comiendo atún de la travesía entre Los Roques y Las Aves, parte del tiburón que pescamos rumbo a Portobello, un wahoo que picó en Venezuela, incluso unas buenas doradas de la travesía atlántica... pero lo mejor será que volveremos hacerlo con este paisaje...


pronto, esperamos que prontito

4 comentarios:

Me queda la Palabra dijo...

No sabéis como me alegro de la mejoría. Como siempre se se ha dicho la salud es eso que valoramos solo cuando falta. Ánimo y adelante que falta menos para el regreso.

Ángel

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Paciencia!!, aunque sea difícil, pero lesiones de ese tipo lo necesitan.
Muy buenas conservas, por cierto. Buena pinta al menos.

estibaliz dijo...

Bueno..... menos mal que las cosas van tomando forma y sobre todo van teniendo nombre y posibles soluciones... ahora a ponerse en manos de un buen fisio y un consejo... para Silvia... hazte un cursillo acelerado de masaje deportivo o algo así para poder seguir con la fisioterapia en marcha, creo que no está de más. Y sobre todo a cuidarse un poco más... ya veréis que de todo se sale (os lo dice la madre de una superviviente de 25 semanas y 620 gramos que hoy ya tiene 8 años). Pronto estaréis disfrutando de esas ricas conservas que os esperan en el Alea. Mucha suerte en la recuperación y muchos ánimos. Estibaliz desde Cantabria.

Argonath dijo...

mucha suerte amigos. me encanta la foto nueva del blog.