domingo, 26 de enero de 2014

El viajar, los huevos fritos y un poco de filosofía


Todo el mundo dice que esto de viajar es una buena forma de abrir la mente, de ver más allá de lo propio, de descubrir otras costumbres y otras formas da hacer...

Nosotros tenemos la suerte de que además de conocer nuevos lugares -no muchos, que vamos despacio, pero bien conocidos- y con ellos sus gentes, recibimos a gente a bordo. Distintos países, distintas personas, distintas formas de ver la vida, distintas formas de ganarse la vida, distintas formas viajar, de hacer...

Hasta aquí lo que me esperaba.

Pero, he aquí, que a pesar de que al soltar amarras me propuse ser abierta y receptiva, aun hay cosas que me sorprenden (MUCHO) y que me cuesta aceptar con naturalidad. 

Cuando tenemos visita a bordo, es pregunta obligada antes de ir a la cama, si los invitados quieren desayunar con huevos. A mí, que los huevos por la mañana no me apetecen nada, no me ha costado aceptar que el 90% del personal sonríe emocionado ante la idea de un huevo en el plato antes del primer café (mantener la mente abierta)

Las opciones son tortilla, huevos revueltos, huevos duros o huevos fritos; algo así como el 70% eligen huevos fritos. 

Ya conocéis la expresión de "no saber freír un huevo" para señalar que alguien no tiene idea de ponerse ante los fogones... pero no es tan sencillo. A mí, como no me entusiasman los huevos fritos, no se me daba muy bien lo de freírlos -ahora soy un crack- pero lo que no imaginaba es que lo de "huevo frito" no esconde una verdad, sino decenas de ellas, algo así como una alegoría sobre el gran número de formas de vivir, todas distintas pero todas válidas.

O sea, que después de dos o tres desengaños fatales (gente mirando mis espléndidos huevos fritos con cara de susto y el triste final del huevo en la basura) sé que no basta con la respuesta de "huevo frito", hay que preguntar "¿cómo te gusta el huevo frito?"

Hay gente que te pide el huevo frito con poquito aceite, la clara bien hecha y la yema casi cocida pero un poquíto líquida.

Hay gente que da la vuelta al mundo sin salir nunca de la línea del Ecuador y la idea de que queramos ir al frío le parece rarísisma... algo así como a mí el huevo frito resultante




Hay gente que quiere el huevo igual pero con un poco más de aceite y la yema más liquida

El otro día encontramos a la gente que va a dar la vuelta al mundo con la ARC, el proyecto es circunvalar en 15 meses; estuvimos tomando una cervecita con el armador de un catamarán japonés. Cuando nos explicó el tiempo que tenían se nos pusieron los pelos de punta; cuando le dijimos que llevábamos un año y pico en San Blas le dio un ataque de risa que casi se atraganta... yo creo que aun se ríe.




Hay gente que quiere un huevo semi-frito, o sea, con la clara babosilla y la yema completamente cruda

Llevamos más de cinco años en la ruta; cada vez que llamo a mi madre por teléfono, lo primero que me dice es que si ya se nos ha pasado la tontería y de una santa vez volvemos a casa a comportarnos como personas adultas y normales.



Hay una modalidad de huevo frito que se llama "el sol en la parte de arriba", la clara bien cocida, la yema intacta, es realmente bonito si consigues hacerlo bien

El otro día compramos unos pescados a un kuna que regresaba con su ulu después de una tarde de trabajo; un invitado a bordo nos preguntó entusiasmado cuál era el método que iba a usar Johan para matar a los peces; lo miramos con los ojos muy abiertos, "los peces ya están muertos!" le explicamos para su sorpresa y decepción... lo miramos como si fuera alguien llegado de otro planeta (el planeta en que no hay pescado más allá del congelador del super)

En nuestra última navegada se nos acercó un grupo de delfines, por primera vez vimos a una cría de delfín que no debía hacer más de medio metro, estábamos excitadísimos, felices, alucinados... sin nos hubiera visto cualquier kuna habría pensado que eramos de otro planeta (el de la gente que solo ve crías de delfín en el zoo)




Hay gente que quiere el huevo frito con la yema rota y completamente cuajada, en fin, huevos y huevos

Hay gente que ni siquiera entiende que haya gente que quiera vivir a bordo de un velero, sin eso que se llama seguridad y normalidad




Hay gente que quiere el huevo frito ¡por las dos caras!!! vivir para ver

Hemos tenido gente a bordo que nos ha pedido visitar islas para ver como viven los kunas "pero solo para mirar, sin tener que hablar con ellos o tener cualquier tipo de contacto directo" vivir para ver




Hay gente que así, fum, del tirón te dice que quiere -preferiblemente- dos o tres huevos, que por aquí no son muy grandes

Hay gente que se integra en cada lugar que va, que sabe ser feliz, con poco, con suficiente




En fin, que hay muchas formas de vivir y muchas formas de desayunar, lo único realmente importante es el respeto y la aceptación de la diferencia y en nuestra opinión el viajar no es una barita mágica que te hace más abierto y más tolerante... pero ayudar, ayuda



Os podría explicar que los huevos duros son otro mundo (hay gente que los quiere cocidos 4 minutos, otros 5, algunos 6) y que las tortillas tienen menos variedad... pero llevo 10 días seguidos comiendo huevos para las benditas fotos y ya no puedo más, jeje.

Un abrazo gigante, a los que compartís nuestra forma de ver el mundo y a los que no la entendéis, a los que desayunáis huevos y a los que no. Yo, por si os interesa saberlo, mataba por un buen croissant, mmmm


ah!  todo esto nos pasa... en San Blas... donde si algo hemos encontrado es tiempo para pensar y filosofar,


8 comentarios:

vecino dijo...

ja,ja, ja.... me ha hecho gracia el comentario de tu madre... :D

Anónimo dijo...

pues a mí me gustan con muy poco aceite , la clara hecha y la yema crudita!! jejejeje

Bernardo Nouel dijo...

Yo le quito la yema por eso del colesterol... jijiji

Eso de dar la vuelta al mundo apurado en 15 meses no luce para nada relajante. Es como esos Tour que uno agarra cuando está haciendo "turismo vacacional" en el que pretende conocer tal o cual ciudad en 1 o 2 días. Al final uno regresa a casa y necesita unas vacaciones para descansar de las "vacaciones".

Nosotros estamos de acuerdo 100% con tomarse su debido tiempo en cada lugar para llegar a conocer en verdad a la gente y su cultura. De hecho, tenemos una ruta que vamos a intentar seguir, pero no un cronograma de tiempo. Nuestra meta es vivir la vida en el velero independientemente de por donde vayamos navegando y de cuanto tiempo nos tome sentir que conocemos un sitio. Supongo que despues de un tiempo se vuelve a sentir el impulso de buscar otro rumbo.

Lo que nos preocupa ahora que todo todavía es un sueño para nosotros, que apenas empieza a tomar forma, es el tema económico. ¿Lograremos generar lo suficiente para mantenernos a nosotros y a nuestro velero a flote? Estamos dispuestos a hacer de todo, tenemos la mente abierta a la aventura, pero nos preocupa esta perspectiva.

Bernardo.

AlexOlleros dijo...

Perdón por lo siguiente, soy muy mal hablado...
Pues a mi me gustan los huevos de la gente como vosotros, que os atrevéis a vivir la vida a vuestra manera, y no a la de otros.
Y sobre la cocina, yo como los huevos de la forma que se haga en el lugar que esté, para probar cosas diferentes, hay que hacer cosas diferentes.
Un saludo.

karin rosenkranz dijo...

Me encantó conocer tu blog. Me he reído con el tema del huevo frito. En casa tengo una hija fanática del huevo frito. Y reconozco que a mi me salen como tus fotos, todos diferentes cada vez. Eso si, siempre se comen. Nunca tiré un huevo frito por tener una estética antiestética.
He disfrutado muchísimo, y eso te lo agradezco.
Saludos

Anónimo dijo...

Hola,
Hoy he visto vuestro velero en youtube, me ha hecho ilusion verlo como si mio! Este es el link por si quereis verlo, es solo un segundito de nada: http://youtu.be/8XygFDRIfOo

Pablo Coruña

Anónimo dijo...

Gracias

Según Arturo Pérez-Reverte y su [url=http://arturoperez-reverte.blogspot.com.es/2012/10/la-ley-del-barco-fondeado.html]Ley del Barco Fondeado[/url]:
[quote]Cada vez que te encuentras fondeado con un velero en una costa desierta y de varias millas de extensión, el siguiente barco que fondee lo hará exactamente a tu lado.[/quote]
Pero en el transporte público yo observo lo contrario. Efectivamente, [url=http://www.abc.es/20120820/estilo/abci-viajero-antisocial-asiento-transporte-201208201017.html]Esther C Kim ha estudiado el asunto[/url], indicando:
[quote]En un autobús regional donde los asientos no están otorgados, las cosas se suceden así: Primero se ocupa toda la hilera de asientos vacíos antes de que alguien ose ocupar el sitio al lado de un viajero.[/quote]
Yo añadiría que posiblemente esto último se de más en los países más globalizados, donde la gente vive más deprisa, consume más, es más individualista. En los países del Sur la gente va más tranquila, se comunica más, es más hospitalaria ... No suelen tener las rarezas y manías que nos pudren en el Norte.

También creo que se puede añadir que si una mujer no encuentra un asiento libre es más probable que se siente junto a otra fémina que junto a un hombre (instinto de autoprotección ante el más frecuente deseo sexual masculino, mayor fuerza y violencia física de él, etc.). Y hoy en día posiblemente un varón también tienda más a evitar a las mujeres en estos casos, incluso a las que le parecen atractivas, por la guerra de sexos en que vivimos, aumentada por el egoísmo, prisas, etc. (aunque habrá quien se arrime a alguna chica guapa por alegrar la vista, y en algún caso, intentar ligar -en un medio hostil-). Pero, aún y todo, me da que todavía la mujer evita más al hombre en trenes, etc. que al revés.

Fuente y participación libre en http://www.adslzone.net/postt360750.html

Saludos

Anónimo dijo...

Gracias

Según Arturo Pérez-Reverte y su Ley del Barco Fondeado:
"
Cada vez que te encuentras fondeado con un velero en una costa desierta y de varias millas de extensión, el siguiente barco que fondee lo hará exactamente a tu lado.
"
Pero en el transporte público yo observo lo contrario. Efectivamente, Esther C Kim ha estudiado el asunto, indicando:
"
En un autobús regional donde los asientos no están otorgados, las cosas se suceden así: Primero se ocupa toda la hilera de asientos vacíos antes de que alguien ose ocupar el sitio al lado de un viajero.
"
Yo añadiría que posiblemente esto último se de más en los países más globalizados, donde la gente vive más deprisa, consume más, es más individualista. En los países del Sur la gente va más tranquila, se comunica más, es más hospitalaria ... No suelen tener las rarezas y manías que nos pudren en el Norte.

También creo que se puede añadir que si una mujer no encuentra un asiento libre es más probable que se siente junto a otra fémina que junto a un hombre (instinto de autoprotección ante el más frecuente deseo sexual masculino, mayor fuerza y violencia física de él, etc.). Y hoy en día posiblemente un varón también tienda más a evitar a las mujeres en estos casos, incluso a las que le parecen atractivas, por la guerra de sexos en que vivimos, aumentada por el egoísmo, prisas, etc. (aunque habrá quien se arrime a alguna chica guapa por alegrar la vista, y en algún caso, intentar ligar -en un medio hostil-). Pero, aún y todo, me da que todavía la mujer evita más al hombre en trenes, etc. que al revés.

Fuente y participación libre en adslzone.net/postt360750.html

Saludos