jueves, 29 de marzo de 2012

Santa Lucía 1ª parte

Os escribo desde Antigua donde hemos pasado unos días inolvidables pero con un acceso a internet muy difícil (no es que me haya olvidado de nuestras crónicas) así que intentamos ponernos las pilas y seguir con nuestros relatos, esta vez con una isla que nos ha sorprendido mucho y muy gratamente!

Salimos de Sant Vincent sabiendo que nos enfrentábamos a una travesía larga y según la literatura no demasiado fácil. El viento de NE y una fuerte corriente en el canal que se forma entre las islas prometían un camino tortuoso a lo que hubo que sumar un chubasco tras otro.






Habíamos visto algunos veleros que optaban por subir directamente desde Becquia, subiendo Sant Vincent por la cara de barlovento y ganando un mejor ángulo para no luchar con la corriente. Nosotros optamos por ir a motor el trocito que nos quedaba de sotavento -con unos paisajes preciosos- y al salir del abrigo de la isla la idea era hacer un bordo lo más pronto y lo más largo posible para ganar este antes de que la corriente arreciara.

Johan y Fernando entablaron una larga y supongo que constructiva discusión sobre cuál era el mejor momento de tomar el bordo (que si el ángulo tal debe ser cuál para que el momento sea idóneo, que si eso puede ser cierto pero no tiene en cuenta el factor corriente, que si yo haría así y yo asá) que pasó por una fase de lápiz y papel, exponiendo cada uno su parecer y sus motivos... el resumen fue que cuando la corriente se puso a empujarnos desde el oeste (nosotros queríamos alcanzar el sureste de Santa Lucía) con unos 2/3 nudos de fuerza no hubo forma de avanzar (lo hacíamos a menos de 3 millas/hora y mientras yo pedía que cambiáramos el puerto de arribada por dos Pitons que presentaba un ángulo más favorable, ahí seguían ellos con los ángulos y las pruebas y el querer aprender...

Finalmente se impuso la realidad (había un velero intentando ganar este y pasó más de una hora sin avanzar una milla) y salió un arco iris para felicitarnos por optar por el dejarnos llevar y no luchar contra los elementos




Y el mayor premio fue llegar a una bahía realmente impresionante, presidida por dos montañas preciosas y con un fondeo resguardado y tranquilo en el que no se permite echar el ancla pero hay boyas en perfectas condiciones



Como de costumbre, desde lejos ya nos abordó la zodiac de nuestro "ayudante" para indicar en qué boya podíamos amarrarnos y ayudarnos con el cabito

El muchacho -la mar de simpático y con un gorro la mar de... grande?- nos cobró los consabidos 10 $EC y nos dijo que el precio de la boya eran 40 $EC noche
Más tarde vendrían los responsables de las boyas (una organización que se ocupa de preservar los fondos de el sur de la isla) y nos dijeron que por nuestra eslora nos correspondia pagar 54 $EC; les dijimos que nos habían dicho 40 y el tipo dijo
- mmmmmmmmmm, pues 40 (así de facilito)
-¿nos puedes dar un recibo?
- por 40 no (así de clarito) pero si os quedáis 2 noches mañana no paso a cobrar.
- Ok, que viva el Caribe
Aquí recibimos a Simone y a Pilar que venían de Londres y a Roser desde Vilafranca del Penedés. Las chicas (con la colaboración y el cariño de Brendan y Lluis) nos trajeron un ebook ¡sí! podemos volver a leer.
En ese momento pensé que el cielo se había iluminado y que no había nada que pudiera hacerme más feliz.
Unos días con vosotras nos han hecho ver que ni mil ebooks son comparables a compartir el tiempo con gente alegre, con ganas de vivir, con ganas de pasarlo bien. Lluis y Brendan, habéis estado a bordo todo ese tiempo... os queremos un montón a los 5!
En fin, que como nos habían dicho que había una bonita excursión que hacer desde Soufrerie, contratamos un taxi para todos y si las muchachas aparecieron en el bar en el que nos habíamos citado a las 11h a las 11'15 ya las habíamos metido en el coche -mochilas incluidas- y estábamos rumbo al jardín bonático... esto es aprovechar los días desde el primer momento.
El jardín botánico es la palabra exuberante en estado puro... me robó el corazón el cartel con el que te reciben a la entrada y como lo que me pedían es algo que puedo compartir con vosotros... ahí os dejo unas imágenes para disfrutar con los ojos








La siguiente parada fue una visita al volcán con aguas sulfurosas. Podías optar por los baños de barro y la visita al cráter o sólo lo primero y nos quedamos con los bañitos... Para que veáis que somos guapos de todos los colores (jeje) aquí estamos en pleno mejunje
¡qué cuerpecitos!
y para acabar a la sala de aclarado
El último punto del orden del día era ir a visitar unas cascadas. El entorno es precioso y tuvimos la suerte de estar solitos durante nuestro baño. Aunque la foto no lo pueda transmitir ¡el agua que caía de las paredes era templadita, dado su origen volcánico!

¿se puede pedir más?

¡yo no!
De regreso nos comimos un roti de pescadito regado por cerveza local y nos volvimos al barco para que nuestras amigas pudieran instalarse cómodamente. El día había sido perfecto y terminó de una manera estupenda...

4 comentarios:

Carles dijo...

¡¡Ya aguanto más!! me voy, hala, tanta foto de colores inimaginables, tanta playita azul y blanca, que si aguas termales, que si las comidas a bordo o las cervecitas en un "barecito" a pie de estas playas blanca y azules.. y ahora solo faltaban los amigos xupisdelparaguay... hala viva la Pepa! ¡¡ESTO NO LO AGUANTA NADIE!! Me voy, ¡PAM!!! (ruido de puerta cerrandose, si si la del fondo, esa que no cierra del todo bien)

Firmado: Elotroyo.

:-)

Carles./ Xaoxao

adolfo dijo...

saludos afectuosos para ustedes desde chile..bellisimas fotografias ...bueno asi es latinoamerica buen clima y bellos paisajes...sobre todo el caribe...sigan disfrutando y buen viaje.

Xavi dijo...

eeeh!... que a este paso no véis Groenlandia en dos lustros, y para entonces la mitad se habrá derretido.
Por fin conseguiste que el culo de Johan fuera negro, Sílvia!, sólo hacía falta un poquito de barro!

Un abrazo, aleatorios... en cuanto reúna lo justo, ahí me tenéis, palabrita del niño Xavier.

Mario dijo...

Me encantaría ir a un destino como ese. Seria un verdadero placer y relax poder viajar a un lugar como ese. Ojala que pueda realizar un lindo viaje, pero para eso debo ahorrar un poco mas de dinero, por ello estoy saliendo poco a comer afuera y estoy pidiendo comidas a domicilio mas seguido