martes, 20 de abril de 2010

Santorini, la perla!



Parece que cuando uno se pone a pensar en las islas griegas es imposible que la imagen que le venga a la cabeza no sea la de las cúpulas azules de Oia en Santorini... y ese era nuestro próximo destino.

Nos habían comentado que no era fácil amarrar en la isla. Leyendo un poco su historia resulta que es una isla que sufrió una erupción volcánica (como dirían en los cuentos "hace muchos, muchos años") que hundió todo el centro dejando una forma como de croissant con una pequeña isla en el centro -el cráter, todavía humeante- y otra isla en la parte oeste -Thirasia-

Thira, la isla más grande de las tres resultantes de la explosión, la más habitada, la más famosa, tiene acantilados muy altos y esa misma altura que repite hacia abajo; en muchos puntos el mar tiene una profundidad de 300 metros!

Han construido en el sur una marina... con bastante poco acierto ya que está muy abierta y el viento arrastra sin remedio arena a su canal de entrada. Llamamos por teléfono el día anterior para asegurarnos que hay fondo suficiente para entrar y nos dicen (directamente en la marina) que el fondo es de 2,50... pasamos por los pelos pero nos aseguramos una estancia tranquila para un par de días.

Asier, que nos venía a ver desde España, vuela hasta Thira. Nosotros preferimos que la gente vuele a Atenas y se desplace hasta el Alea en ferry porque eso nos da más margen de movilidad -que con el mar y el viento nunca se sabe- pero parece que Santorini fascina... y él había comprado un vuelo hasta allí; y el Alea no quería faltar a la cita.

En la guía que manejamos dice que la entrada al puerto no es fácil porque se accede a él por un canal no demasiado bien señalizado de entre 3 y 4 metros de profundidad (que si cuando vea la iglesia tal ponga rumbo 45º a qué sé yo cuál parte) y avisa de que es una buena forma de subir la adrenalina de quien va por primera vez...

A estas alturas ya sabéis que soy un poquito histérica :-) así que no hace falta que os diga que mi adrenalina estaba a punto desde dos días antes

Aunque la navegación fue de cine: viento perfecto, mar perfecto, tanto que se me olvidó la entrada, los problemas de calado, el cráter y hasta la famosa puesta de sol!!!



Y llegamos a Santorini. La isla se abría ante nuestros ojos para darnos la bienvenida e invitarnos a pasear por los alrededores de su cráter



Y en la esquinita podíamos ver a Oia, subida en lo alto de un acantilado que nos dejó con la boca abierta



Realmente -pasara lo que pasara después- la navegación era un regalo y habría valido la pena llegar hasta aquí




Sabíamos también que frente al antiguo embarcadero de Thira, desde el que parten las escaleras que te llevan hasta la ciudad, había boyas -utilizadas por los grandes cruceros de pasajeros- que si estaban libres se podían utilizar.
Allí había un velero amarrado, pero el estado de la boya y el baile imposible del barco nos hicieron desistir al momento de la idea, por no hablar de la posibilidad de que un crucero llegara estando nosotros allí sujetos!




Aunque no se puede negar que vista de lejos, la imagen es linda ¿verdad?




Los acantilados seguían dibujándose allá donde miráramos



Y llegamos a las inmediaciones del puerto.
Le pedí a Tomás que me acompañara a la proa para ir viendo el camino, el capi quería que echáramos un vistazo por si a simple vista podíamos ver algún bajo que entorpeciera el camino, mientras él nos iba cantando el profundímetro "cinco, cuatro, cuatro diez, cuatro, tres y medio..."

Como unos campeones llegamos a la bocana y la enfilamos... a apenas 2 nudos de velocidad por precaución; Tomás y yo con los ojos como platos intentando anticipar obstáculos y Johan cantando "tres treinta, tres, TOC"

ESTÁBAMOS CLAVADOS EN EL FONDO

a una velocidad de un nudo y medio y sobre un fondo de arena no habíamos causado mucho destrozo... pero había que dar media vuelta y salir

Justo frente a nuestros ojos un letrero con la frecuencia de la marina (canal 10); llamamos para pedir ayuda o instrucciones, o algo... pero nadie respondía

Johan se puso a maniobrar y a pedirle al motor lo mejor de si mismo; Tomás y yo intentamos hacer banda para ayudar (no servía de nada pero nos hacía pensar que algo hacíamos) y en unos minutos salimos de allí

Al poco se acercaron unos pescadores y nos dijeron que no había más de metro setenta. La propia marina nos había dado una mala información, en los próximos días hablaremos con otros tres barcos que han tenido el mismo problema!!!





Giramos cola y de nuevo hacia arriba. Habíamos visto al llegar un fondeo con boyas -de las normales- en la bahía de Thirasia y parecía que un ferry nos podía llevar a Thira... antes de eso Johan había localizado en fondeo en la isla del cráter... ¡teníamos que amarrarnos a algún lado!

Al pasar frente a la pequeña bahía en el cráter vimos que se trataba de un puertecito privado en el que están amarradas las goletas que sirven para los paseos de los turistas (se puede navegar en el mar interior y hacer una visita a la isla central) y que había un hueco que parecía estar llamándonos... así que no lo pensamos dos veces y para allí que nos fuimos.

Imposible dejar caer el ancla -estaba claro que había un enorme lío de muertos y cabos en el fondo- ni una boya libre; así que al más puro estilo pirata nos abarloamos a uno de los barcos

!Al abordaje!



Con la auxiliar podíamos ir a Thira -la capital- recorriendo algo más de una milla (un poquito arriesgado porque transitan bastantes ferrys pero nada complicado con un poco de cuidado), pero decidimos quedarnos ahí hasta poder hablar con alguien de los barcos que había en el puerto para asegurarnos de que no molestábamos.

A la mañana siguiente ya estaban allí los trabajadores de mantenimiento que nos dieron la bienvenida con una sonrisa y nos dijeron que estábamos perfectos, que no molestábamos y que ellos no iban a salir en toda la semana

Seguimos teniendo un ángel de la guarda!





Johan y Tomás recogieron a Asier y al día siguiente los cuatro intrépidos a bordo de Aleita nos dirigimos a Thira: por fin estábamos en Santorini

Para subir a la ciudad hay una escalera con 587 escalones, un teleférico y la opción de hacerlo en burro. Ni demasiado atléticos ni demasiado turistas, decidimos usar el teleférico peeeero... strong wind, no work; hacía un buen viento que mantendría el teleférico fuera de servicio todo el día así que...


Noooo

nosotros por los escalones!!!

vimos pasar a los burros con su trajín de arriba y abajo (el burro y el teleférico cuestan lo mismo, unos 4 euros) pero preferimos el ejercicio a dejarnos las cervicales en el intento

Y la isla que estaba a nuestra entera disposición

Siendo cuatro, optamos por alquilar un coche y sacarle el mayor partido posible, al norte, al sur, ciudades, paisajes, playas

y supongo que a partir de aquí es mejor que deje de hablar y os deje disfrutar de las imágenes



acantilados hacia el sur

la forma de la isla con el cráter en el centro


Santorini es famosos por sus vinos



que nacen de estas curiosas parras


playas blancas


Playas rojas

y siempre el mar

¿dónde está el norte? el efecto del meltemi es impresionante



y la arquitectura blanca sobre azul















Y no pudimos quedarnos a ver la puesta de sol desde Oia, la ciudad que está más al norte, porque teníamos que volver al barco en Aleita y era impensable hacerlo sin una buena luz (era una condición sine qua non de Johan) así que nos despedimos y bajamos de nuevo las 587 escaleras

embarcamos en la auxiliar y pusimos rumbo a la isla del cráter

por el camino pudimos saludar a los tripulantes de los barcos de pasajeros que estaban en mitad del camino (ahí aguantan todo el día, motor en marcha porque no pueden echar el ancla y las boyas les resultan inservibles de puro oxidadas) boquiabiertos viendo a cuatro locos a bordo de una pequeña hinchable, movidos por las olas, un poco mojados y muertos de la risa.


no vi como el sol se ocultaba por el horizonte, pero fue una de mis mejores puestas de sol




y lo que no vimos del sol... nos lo regaló la luna




y para acabar el relato de una de las islas más bonitas que hemos visitado, aquí está su faro, especialemente dedicado a nuestro amigo y seguidor Náufrago!




Este post está dedicado a Rosa porque
me ha hecho soñar con Santorini miles de veces

Supongo que no hace falta que os lo recuerde...
pero en el Alea hay sitio para que nos acompañéis!



------------------------------------------------------------

Conclusiones

  • la marina sólo es un buen refugio en verano cuando han realizado los trabajos de mantenimiento, nosotros no volveríamos a intentarlo sin que otro navegante nos diera información sobre el buen estado de la misma de primera mano
  • se puede amarrar a las boyas de Thirasia pero se depende del ferry que te lleve a la ciudad
  • nuestro fondeo sólo fue válido de forma circunstancial, cuando los barcos de turistas están activos no es posible hacer noche allí
  • a pesar de todo, vale la pena llegar hasta Santorini y navegar por el centro del cráter... aunque se regrese a Ios para hacer la visita con ferry
  • la isla es tan bonita como dicen... pero es muy cara (según nos cuentan porque nosotros comimos en un restaurante de carretera a buen precio y no hicimos más gasto)
  • el coche con seguro a todo riesgo nos salió por unos 35 euros
  • aunque parezca imposible... encontramos un Lidl y pudimos llenar la despensa!!!!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre muy descriptivos tus relatos!!! y gracias por las hermosas fotos que te habia pedido!!!.Nos seguimos encontrando en futuras aventuras.

VIVIANA

Náufrago dijo...

Gracias por el relato, por supuesto por el faro (una de mis debilidades) y sobre todo por las cosas pequeñas: me ha encantado la foto de las parras.

Hace poco una sobrina visitó Santorini y vino encantada. Después de ver tanta y tantas fotos de la isla, creo que a nadie le defrauda cuando tiene la posibilidad de pasear por sus calles y contemplar sus paisajes.

Una curiosidad que creo que ya os he planteado, pero sin respuesta, ¿para qué utilizan o utilizaban los molinos?

silvia dijo...

Gracias como siempre por tu fidelidad Viviana, nos vemos en unos días
Náufrago, gracias también, a partir de ahora procuraremos hacer más fotos de los faros :-)
en cuanto a los molinos, la verdad es que no hemos visto ninguno en funcionamiento así que hasta donde sabemos no son más que una tradición que se conserva, tal vez un reclamo turístico!

Alberto dijo...

Madre mía qué gozada de fotos. Merece la pena entrar simplemente para deleitarse la vista un poco.
Aunque las de Naxos me gustaron icnluso más. Por cierto... si tuviéraisque elegir una isla entre todas las que habéis estado, cuál elegiríais? Ya sé que es una pregunta un tanto difícil de responder, porque cada isla será un mundo en sí mismo, pero... simple curiosidad :)

silvia dijo...

Hola Alberto... tienes razón, es dificilísimo elegir una isla porque cada una tiene algo o alguien que la hace especial
creo que me gustó MUCHÍSIMO Amorgós
si todo va bien esta semana tenéis la crónica... es que llevamos unos días en unas islas tan pequeñujas que la cobertura es fatal y no puedo subir fotos, así que si en Samos tengo suerte, subiré un montón de aventruas del tirón!

jordi barroso dijo...

Yo aquí continuo muriendo de envidia. Tanta aventura, tanta imagen bucólica y la baba que me cae.

Que suerte teneis.

Sisters and the City dijo...

Me ha encantado vuestro post, que envidia
Nosotros volamos el 17 de junio a Santorini y queriamos alquilar un velero alli
Nos podriais indicar sitios para fondear? pensabamos pasar una semana
muchas gracias

silvia dijo...

Hola sisters and the city; creo que en Santorini no hay ninguna base de alquiler de charter aunque no te lo puedo asegurar; a nosotros -ya lo has visto en el post- no nos resultó nada sencillo lo del fondeo! si tuviéramos que volver no sé si llegaríamos hasta ahí con el velero o lo dejaríamos en Ios para ir con ferry... pero la experiencia fue genial
si alquiláis estad muy pendientes de la meteo que en verano el meltemi es muy traicionero
si quieres más info puedes escribirnos un mail a salingalea@yahoo.es

Sisters and the City dijo...

Muchisimas gracias por contestar
Parece que hemos encontrado velero en santorini para devolverlo en mykonos
tendremos en cuenta el meltemi
merciiiiii

muxuuxxx

Iñaki Herrero Diaz dijo...

Hola, soy un aficionado a la isla de Santorini, tanto que tengo mi propio blog sobre ella (memarchoasantorini.com). Este verano volveré a ir de nuevo, pero hay una cosa que todavía no he probado y es a navegar entre las islas griegas. ¿Conoceis alguna empresa por la zona que me pueda ofrecer este servicio? Un saludo.