viernes, 4 de septiembre de 2009

El canal de Corintio

El verano está siendo intenso y no nos queda un minuto de respiro. A bordo del Alea han ido pasando sus vacaciones gentes estupendas que han llenado hasta el último rincón de las sentinas de risas y ganas de pasarlo bien, que han ayudado con la navegación, comido con alegría, nadado sin descanso, tomado baños a la luz de la luna llena... y que nos han robado el tiempo necesario para mantener el blog al día!!
El Alea sigue rebosante de felicidad hasta finales de este mes, pero prometo intentar cuidar mejor de todos vosotros -mis polizones más fieles- y volver al ritmo de publicaciones habitual, porque ahora el cajón de las experiencias y de las fotos están llenos a rebosar.
gracias por la paciencia y por seguir a bordo de nuestra aventura
Después de dejar atrás el paríso de la isla de Trizona, el calendario nos apremia; en apenas unos días llega Lydia -nuestra primera tripulante-pasajera-turista- y tenemos que dejar el barco a punto, limpio y arregladito, con las bodegas llenas y todo lo demás así que ponemos rumbo a Kiato donde unos amigos nos han comentado que hay un par de supermercados grandes y donde se pe puede acceder desde Atenas en tren directo rápido y sin mayores problemas.
La ciudad de Kiato no tiene mucho que contar; el puerto -ampliado recientemente- te permite como casi todos amarrar de popa con el ancla por proa, dispone de agua -no electricidad- y no nos han cobrado nada por los tres días que hemos pasado ahí.
El Lidl está a unos 25 minutos de paseo y sólo se nos ocurre la genial idea de ir, llenar cinco carros y pedir un taxi para volver al velero cuando ya hemos hecho todo ese trajín a pie carreteando con el carrito de la compra!
Hemos comprado alrededor de 200 cervezas, montones de arroz, pasta, leche y cualquier cosa no perecedera que se os pueda ocurrir; con el día a día y las compras de productro fresco ya tendremos bastante cuando andemos por las islas. Las bodegas están a rebosar y no nos cabe ya ni un alfiler!!!
La llegada de Lydia tiene a penas unas horas de retraso -huelga del servicio ferroviario- pero sin mayores problemas así que podemos empezar el camino hacia el Égeo.
Un par de días antes llegaron también Alberto y Lola a bordo del Capitán Teach y juntos ponemos rumbo a Corintio.
En el plotter, desde Kiato, podemos ver perfectamente dibujado en la carta el canal pero con los primáticos no llegamos a ver esa hendidura que imaginamos gigante en la montaña.
Lo cierto es que ni cuando estamos navegando, ya muy cerca de la entrada, acabamos de adivinar el paso!
pero después llega un momento en que ¡zas! ahí está el huequito en el que yo -para variar- pienso que no hay espacio suficiente para el velero



a través de la radio comunicamos con los que ordenan el tráfico del canal nuestra intención de pasar y estamos de suerte: nos han dicho que en ocasiones en que pueden pasar hasta tres horas para que te autoricen pero están a punto de abrir el paso oeste-este y no tendremos que esperar.
Nos preguntan la velocidad que podemos alcanzar -exigen que puedas ir mediananmente rápido- decimos que 6 nudos -no queremos que nos hagan forzar la máquina, se trata de ir a buen ritmo pero disfrutando el paisaje- y nos dan el orden de paso: en primer lugar un mercante que está obligado a pagar un piloto que lo lleva a remolque
después los tres veleros: el patroneado por un grupo de mallorquines, nosotros y cerrando la comitiva el Capitán Teach. Tenemos aseguradas buenas fotos desde todos los ángulos!



El canal de Corintio es una obra realmente impresionante... aunque un poquito cara! Tiene una longitud de 2.3 millas naúticas y al llegar al otro lado nos espera una factura de 200 euros. Hay una cantidad fija y otra que depende de la eslora del barco. Ya nos habían dícho que es el paso más caro del mundo (en relación distancia/precio) y los a penas 30 minutos -creo recordar- que durará la aventura a mí se me antojan como el trailer de una película que después no llegarás a ver porque ESO era la película, más bien un buen corto que se queda corto... pero vale la pena!


Ya nos han avisado que si un mercante iba delante de nosotros habrán turbulencias en el agua que nos llevarían de pared a pared y que teníamos que vigilar... Johan pasa todo el trayecto cogido al timón manteniendo el rumbo -creo que a él no se le ha hecho corto!- pero Lydia y yo nos lo pasamos haciendo fotos, mirándolo todo, alucinadas!!

También nos han dicho que es habitual que haya gente en los puentes viendo el paso de los barcos, y que no es raro que se "diviertan" intentando hacer puntería sobre alguno de ellos lanzando algún objeto! debemos estar de suerte porque nuestro paso es tranquilo.

y como habéis adivinado... el barco cabía por el agujerito!!!!!!!!!!!!

Y al llegar al lado oeste toca abarloarse al muro para pasar por caja! siempre se paga en esta única oficina y el trámite dura apenas unos minutos (en efectivo o con tarjeta, no tienen manías) así que ya podemos desplegar las velas, dar por concluida la etapa del Jónico y empezar a soñar con nuevos paisajes.

Esta nueva etapa tiene el aliciente de que nuestra aventura va a ser compartida en directo por gentes que aún no conocemos...

¿será fácil compartir un espacio pequeño con otras personas?

¿sabremos transmitir nuestro amor por este tipo de vida?

¿qué expectativas tendrán?

¿nos irá bien?

pues nada, como dirían en la tele, no os perdáis el próximo capítulo... que no tardará en llegar

las fotos en las que aparece el Alea son un regalo de Lola y Alberto

gracias a todos por la paciencia que demostráis ante la tardanza en la publicación de nuevas entradas!

6 comentarios:

Amaia dijo...

Oooohhh que bonito debió ser el paso por el canal... ya se echaban de menos vuestras historias.

Un saludo, y que a vida os sonría.

Amaia

Paula dijo...

Que lugar Hermoso!!!
Gracias por compartirlo.
Un Abrazo desde Bs.As.
Paula

El taller de Curra dijo...

Que maravilla de Blog y que maravilla de viaje y que preciosidad de fotos.. os he descubierto por casualidad pero ya me he enganchado y desde hoy os sigo..!!!!

Nordes dijo...

¡¡¡Muy bonito y espectacular el canal!!!

Os oí este verano por la radio, contando una bonita historia... Que torpe soy porque solo al oirte recuerdé que ya hace tiempo os había oído con Gemma Nierga... Debe ser que el punto de envidia que tengo haga que olvide, jaja

Encima dices que "Hemos comprado alrededor de 200 cervezas" :s

Saludos!!!

Nordes dijo...

¿Recuerdé? recordé!!!! :)

Anónimo dijo...

Hola,sentada en mi mesa de despacho siento una envidia """ muy sana """ por vosotros. Seguid disfrutando de esta magnífica aventura y me gustaria pediros un favor ( soy una asidua de vuestra pagina, desde que hablasteis en la ventana de gemma nierga) seria posible ver fotos de la gente que ha compartido viaje con vosotros, más que de la gente de las experiencias que habreís compartido juntos.

sort i fins altre misatje

encarna